domingo, 22 de marzo de 2009

Del club de Groucho y otras incoherencias

A cualquiera que observe la Semana Santa de Sevilla como un acto únicamente religioso, le llamará la atención la polémica que entre los "tontos de capirote" (Paco Robles dixit) se ha creado sobre la postura de las Hermandades respecto de la nueva ley del aborto. Incluso a mí, consciente de que la Semana Santa sevillana trasciende lo religioso -lo trascendente moribundo del éxito pagano y ateo, cosas de esta Sevilla mía-, no deja de sorprenderme que incluso el mero debate sobre el asunto en un programa sobre Semana Santa cause repugnancia, como nos contaba el otro día una querida dama sevillana.

"No creo que haya que mezclar religión con política", dijo ayer la ministra de Igualdad al ser preguntada por la decisión de las cofradías de Sevilla de iniciar una campaña informativa, o por la de algunas cofradías de Córdoba de llevar un lazo blanco como símbolo de rechazo a la reforma del aborto.

Religión y política. Sempiterna pareja de baile cuya danza causa extrañeza. A unos por ingenuos y a otros por interés.


domingo, 15 de marzo de 2009

Dos pájaros de un tiro

Pertinaces en el error, contundentes en su mercadeo de voluntades, proteicos en sus argumentos. Quedó dicho hace ya algún tiempo en esta taberna. Lo reiteró hace pocos días un querido parroquiano, profesional del asunto. Y lo ratificó el pasado viernes el BOJA.

A partir del próximo curso, los bachilleres cuyas familias no obtengan un nivel de rentas determinado, podrán acceder a una beca -un salario, para que nos entendamos-, de 6.000 euros con objeto, según se dice en el propio decreto, "de compensar la ausencia de ingresos como consecuencia de la dedicación de la persona solicitante al estudio". Y todo ello, simplemente aprobando. "Haber obtenido evaluación positiva", dice literalmente el decreto. Nada de buenas o excepcionales notas.

Si allá por Septiembre de 2007, lo que se pretendía atacar con este salario estudiantil era el abandono escolar motivado por la facilidad para conseguir empleo -¿facilidad con un 12% de paro?-, y estábamos ya "ganando la batalla contra el desempleo", ahora que lamentablemente el fácil acceso a un puesto de trabajo ya no supone una competencia desleal, parece clara la intención inicial de esta medida.

Claro, que alguien podría pensar que lo que se pretende realmente es que nadie que de verdad quiera estudiar, se quede sin hacerlo por falta de recursos económicos. Bueno, este tabernero conoce a bastante gente a la que su familia no podía pagarle el bachillerato ni la carrera y que tuvieron la oportunidad de hacerlo. Sin salarios para estudiar. Sólo con la gratuidad de los medios y su esfuerzo para merecerla.

Lo dicho, dos pájaros de un tiro: disminución del abandono escolar y de las listas del paro.


Envidias mal explicadas

Da gusto ser ex cargo de algo en este país. Cuanto más inútiles, más caros. Por ejemplo, al señor Bermejo -disculpen el exceso de generosidad, que diría algún parroquiano-, se le va a incrementar la nómina mensual por inepto. Pasará a cobrar el 80% de su salario de ministro -unos 5.500 euros el mes-, su salario como diputado -unos 3.700 euros al mes-, los gastos de alojamiento y manutención en la villa, porque es diputado por Murcia aunque resida en Madrid -unos 2.100 euros al mes-, y a partir de este verano, otros 1.800 euros por comenzar a presidir la Comisión de Administraciones Públicas. En total, unos 13.000 euros al mes.

Si hubiera sido un buen ministro, aún seguiría de tal y nos costaría la mitad. Quizás ahora entiendan las verdaderas razones de la envidia que el señor Solbes sentía. Y del anhelo de anteponer a su cargo ese adjetivo tan rentable.


martes, 10 de marzo de 2009

De primero de sentido común

Ni siquiera es de primero de carrera, sino de primero de sentido común. ¿A que, puestos a elegir, ustedes preferirían pagar el recibo de la luz una vez a final de año? Y si no puede ser, pues en dos veces. Y si tampoco, pues en tres. Y así sucesivamente. Salvo que sean ustedes unos raritos o de esos indisciplinados que olvidan reservar todos los meses el consumo que no paga para cuando toque pagarlo.

¿A que va a ser eso? ¿A que el ministro Sebastián piensa que los ciudadanos somos unos inútiles incapaces de manejar nuestra economía doméstica? Pues va a ser eso, porque que un economista diga que pagar las facturas cada mes -a 30 días que diría un contable-, en lugar de cada dos meses es beneficioso para el consumidor, no puede tener otra explicación.

La verdad es que no sé qué haríamos los ciudadanos si no estuviera el Estado velando todos los días por nosotros. Tampoco sé qué harían las eléctricas a las que les redujo su periodo de cobro de 60 a 30 días de un plumazo. Que como está el patio de la financiación, no me digan ustedes que no es un detallazo. Todos ganamos, así que brindemos -en la taberna a ser posible, que está la cosa mu mala-, y seamos agradecidos, que dicen que es de bien nacidos.


viernes, 6 de marzo de 2009

Lo que yo diga, pero no lo que yo haga

Dice Urkullu que los socialistas quieren dar un golpe institucional en el País Vasco y que el PNV es el partido vencedor, correspondiéndole a Ibarreche volver a formar gobierno. Y todo porque, no siendo el partido más votado, el PSE quiere gobernar.

Una prueba de que andan nerviosos es este repentino ataque de democracia impostada que les ha entrado. ¿Acaso ya se han olvidado de que en las diputaciones forales de Álava y Guipuzcoa gobierna el PNV siendo respectivamente la tercera y segunda fuerza política? ¿Allí no vale ese argumento? A veces se cansa uno de subrayar la mediocridad intelectual y ética de estos políticos que nos ha tocado sufrir.


Dudas existenciales (XIII)

¿Por qué un joven de 17 años y medio no puede someterse a una operación de cirugía estética en Andalucía, aunque tenga el consentimiento de sus padres, sin un informe psicológico que lo autorice? ¿Y por qué en España propone el gobierno que una niña de 16 años pueda abortar sin el consentimiento ni el conocimiento de su padres? ¿Y por qué esa misma niña puede recibir la píldora del día después, también sin consentimiento ni conocimiento de sus padres? ¿Por qué esa arbitrariedad del Estado, que decide tutelar la libertad individual de las personas en unas circunstancias y no en otras?


jueves, 5 de marzo de 2009

(In)moralidad pública

Empresas privadas -incluso sectores completos-, poco competitivas, salvadas o compradas, bancos socorridos, ciudadanos indolentes sobreprotegidos, alumnos que pasan de curso sin esforzarse. Y todo con dinero público. Un dinero público que no debiera emplearse para igualar prudentes con imprudentes y hacendosos con holgazanes, sino para igualar oportunidades.

A todo eso es a lo que se le puede llamar riesgo moral. Y nuestro presidente, en una propuesta de diez puntos enviada a Londres para discutirla en la cumbre del G-20, muestra su preocupación por que las ayudas públicas concedidas a los bancos puedan generar riesgo moral. Haría bien en mirar para dentro y comprobar que el riesgo moral está instalado en nuestro país por doquier y desde hace mucho tiempo.


miércoles, 4 de marzo de 2009

La mudanza

No. No la dejaría marchar. Lo había intentado todo, pero nada funcionó. No iba a permitirle dejarlo sólo, aunque tuviera que abrirla en canal. Aquella mañana, desayunado de angustia y agotado de su ausencia, con la decisión tomada a sorbos de coraje, se marchó al trabajo. Y ahora estaba allí, su pecho abierto ensangrentado, su corazón agonizante entre las manos, más desabrigada que nunca. Sudor e hilo de sutura del cuatro cero, pidió a la enfermera antes de dar la última puntada a su nuevo corazón. A ése al que tendría que mudarse de nuevo.


martes, 3 de marzo de 2009

Confesiones de una ex ministra

Algunos ya la habrán olvidado, pero estar estuvo. Me refiero a la ex ministra de vivienda, Mª Antonia Trujillo, que escribe hoy en un periódico digital -lo hace habitualmente aunque pase un poco desapercibida-, un extenso artículo sobre la última comparecencia del Gobernador del Banco de España en el Congreso.

Y lo hace para enmendarle la plana. Pero sólo un poquito. Y además de una forma un tanto llamativa, como no importándole quedar en evidencia -y dejar en evidencia al gobierno del que formó parte-, con tal de quitarle la razón a MAFO con una sobredosis de su propio argumento. Porque resulta que el Gobernador del BdE dijo el pasado miércoles que ya en 2006 había signos de que se estaba iniciando un proceso de ajuste de la economía española. Y Mª Antonia, en un aparte entre guiones, añade un matiz que comienza con lo que parece una negación airada y termina con un pues yo más.

Léanlo completo si quieren, o quédense con el fantástico párrafo.

"Es esclarecedor que el Sr. Gobernador nos dijera que según la encuesta de préstamos bancarios la demanda de préstamos del sector privado se estaba reduciendo desde finales del año 2006, antes del estallido de la crisis financiera internacional y más en línea con los primeros signos incipientes -yo no lo creo así, puesto que los primeros signos ya se veían en abril de 2004- de un proceso de ajuste de la propia economía española, que la financiera ha acelerado."

Es una lástima que no se lo contara a Zapatero en su momento. O que lo haya callado hasta ahora.


lunes, 2 de marzo de 2009

Será interesante

El discurso del PP hasta hace tres días de que debe gobernar la fuerza más votada, se disolverá como un azucarillo en el café de la memoria y la coherencia. Si apoya al PSOE en el País Vasco, se desdirá de lo que dijo en las últimas municipales o autonómicas. Si no lo apoya para revestir de coherencia su discurso, hará el canelo. Será interesante comprobar cómo resuelven el entuerto y, sobre todo, con qué traje nos visten a la novia.

Y el PSOE tiene otro papelón. Si construye un frente antinacionalista con PP y UPyD ¿en quién se va a apoyar en Madrid para sacar adelante leyes de Presupuestos Generales, vetar Comisiones de Investigación o recusaciones de ministros? Y si no desbanca a los nacionalistas del poder para cubrirse el culo en Madrid ¿cómo va a explicarlo a sus votantes? También será interesante comprobar cómo resuelven el entuerto y, sobre todo, con qué traje nos visten al novio.

¡Cuántos disgustos se ahorrarían nuestros políticos y cuántos espectáculos obscenos no tendrían que contemplar nuestros inocentes ojos si existieran segundas vueltas!