viernes, 29 de octubre de 2010

Eppur si muove

Resulta cuando menos extraño que prácticamente ningún medio de comunicación -desde luego, ninguno de los denominados mass media-, se hiciera eco de aquella noticia. Y aún es más extraño que haya ocurrido lo mismo con ésta, sobre todo por la relevancia del personaje y las espectaculares -y positivas a mi juicio-, consecuencias que en la vida diaria de todos nosotros tendría la medida. Sí, ya sé que soy un pesado, pero sólo es para compensar.


jueves, 28 de octubre de 2010

Aplausos agridulces

Estar en política supone ciertos privilegios, que no son pocos, y ciertas esclavitudes, que no son tantas. Como ser juez o militar, ejercer la política es una decisión vital que afecta no sólo a quien la toma, sino también a su entorno afectivo más inmediato. Y además es absolutamente voluntaria.

Cuando leí que Rafael Velasco había dimitido en un país donde no dimite ni el tato, pensé que, más allá de los errores que hubiese cometido, esa decisión le ennoblecía a pesar de todo. Cuando leí las causas esgrimidas para su dimisión, desperté del sueño.


miércoles, 27 de octubre de 2010

Y el espectáculo comienza de nuevo

Al portavoz del grupo parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, le resulta inimaginable que un partido democrático se reúna con Batasuna, así que una de tres, o el PSOE no es un partido democrático, o Alonso es un cínico, o...

Que la Ley de Partidos, ese engendro surgido de la democracia formal y el cinismo partitocrático, sirve para un roto y para un descosido lo demuestran las sentencias judiciales que la han usado en sus fundamentos jurídicos para una cosa y su contraria, o su uso partidista desde el Ministerio Fiscal en función de por dónde deba uno mancharse de barro la toga. Ahora, para complementarla, PSOE y PP se han puesto de acuerdo para reformar la Ley Electoral. Pero no se alarmen, no, que no es para mejorarla -vaya susto, ¿eh?-, sino para inhabilitar a cargos electos cuyo partido haya sido declarado ilegal de manera sobrevenida salvo, claro está, que ese cargo electo, palabrita del niño Jesús mediante, abjure de su partido y -esto no lo dicen, pero seguro que lo piensan-, se deje caer en los brazos de partidos decentes, que ésos sí que cuidarán de él y de su acta de cargo electo.

Y es que a algunos les parece suficiente que energúmenos cuya catadura moral les permite asumir la violencia como instrumento legítimo para defender sus ideas y dormir a pierna suelta por las noches, puedan redimirse con una simple declaración de rechazo. ¡Como si quisieran hacernos creer que les da más grima mentir que jalear el asesinato!

En fin, que se abre el telón y comienza de nuevo el espectáculo. Si se perdieron las anteriores representaciones, permanezcan atentos al proscenio, que no les deslumbren las candilejas y, sobre todo, no pierdan de vista la trama principal en la penumbra del escenario. El ambigú permancerá abierto en los entreactos.


lunes, 25 de octubre de 2010

Economía a(l) fondo

Anda circulando por internet el temario de aquellas dos tardes en las que Jordi Sevilla enseñó economía a nuestro presidente. Ahí llevan el impresionante documento, impregnado sin duda del espíritu santo de la LOGSE. Por cierto, ¿seguro que Rajoy no asistió de oyente a aquel cursillo?

Socialismo: Tú tienes 2 vacas. El Estado te obliga a darle 1 a tu vecino.

Comunismo: Tú tienes 2 vacas. El Estado te las quita y te DA algo de leche.

Fascismo: Tú tienes 2 vacas. El Estado las afilia a la Corporación Nacional de Vacas y te VENDE algo de leche. Las ganancias las ahorra para comprar armamento.

Nazismo: Tú tienes 2 vacas. El Estado te las quita y edifica un monumento a su pérdida heroica.

Burocratismo: Tú tienes 2 vacas. El Estado te pierde una, ordeña la otra y luego tira la leche al suelo.

Capitalismo tradicional: Tú tienes 2 vacas. Vendes una y te compras un toro. Haces más vacas. Vendes las vacas y ganas dinero. Luego te jubilas rico.

Capitalismo moderno: Tú tienes 2 vacas. Vendes 3 de tus vacas a tu empresa que cotiza en bolsa mediante letras de crédito abiertas por tu cuñado en el banco. Luego ejecutas un intercambio de participación de deuda con una oferta general asociada con lo que ya tienes las 4 vacas de vuelta, con exención de impuestos por 5 vacas. La leche que hacen tus 6 vacas es transferida mediante intermediario a una empresa con sede en las Islas Caimán que vuelve a vender los derechos de las 7 vacas a tu compañía. El informe anual afirma que tú tienes 8 vacas con opción a una más. Coges tus 9 vacas y las cortas en trocitos. Luego vendes a la gente tus 10 vacas troceadas. Curiosamente, durante todo el proceso nadie parece darse cuenta que, en realidad, tú sólo tienes 2 vacas.

Economía japonesa: Tú tienes 2 vacas. Las rediseñas a escala 1:10 y que te produzcan el doble de leche. Pero no te haces rico. Luego ruedas todo el proceso en dibujos animados. Los llamas ‘Vakimon’ e incomprensiblemente, te haces millonario.

Economía alemana: Tú tienes 2 vacas. Mediante un proceso de reingeniería consigues que vivan 100 años, coman una vez al mes y se ordeñen solas. Nadie cree que tenga ningún mérito.

Economía rusa: Tú tienes 2 vacas. Cuentas y tienes 5 vacas. Vuelves a contar y te salen 257 vacas Vuelves a contar y te salen 3 vacas. Dejas de contar vacas y abres otra botella de vodka.

Economía china: Tú tienes 2 vacas. Tienes a 300 chinos ordeñándolas. Explicas al mundo tu increíble ratio de productividad lechera. Disparas a un periodista que se dispone a contar la verdad.

Capitalismo americano: Tienes dos vacas. Vendes una y fuerzas a la otra a producir la leche de cuatro vacas. Te quedas sorprendido cuando ella muere.

Economía iraquí: Tú no tienes vacas. Nadie cree que no tengas vacas, te bombardean y te invaden el país. Tú sigues sin tener vacas.

Economía india: Tú tienes 2 vacas. Las pones en un altar para adorarlas. Después sigues comiendo arroz al curry.

Economía suiza: Hay 5.000.000.000 de vacas. Es obvio que tienen dueño pero nadie parece saber quién es.

Economía francesa: Tú tienes 2 vacas. Entonces te declaras en huelga, organizas una revuelta violenta y cortas todas las carreteras del país, porque tú lo que quieres son 3 vacas.

Economía neozelandesa: Tú tienes 2 vacas. La de la izquierda te parece cada día más atractiva.

Capitalismo italiano: Tienes dos vacas. Una de ellas es tu madre, la otra tu suegra, ¡maledetto!

Capitalismo británico: Tienes dos vacas. Las dos están locas.

Economía española: Tú tienes 2 vacas, pero no tienes ni idea de donde están. Pero como ya es viernes, te bajas a desayunar al bar que tienen el Marca. Si acaso, ya te pondrás a buscarlas el miércoles después del puente de San Aniceto.


miércoles, 13 de octubre de 2010

Teoría de la evolución

Algunos lloran desconsolados y patalean llamando aterrados a sus madres. Otros, rigurosamente serios, se limitan a resbalar su mirada adulta por el espejo acechando con disimulo al vecino mientras mueven obedientes la cabeza. Debe ser cosa de la edad porque yo, a mis ochenta años, siempre me quedo dormido. Hasta que despierto dando un respingo cuando la sonrisa burlona de Alejandro, mi peluquero de toda la vida, baja bruscamente el sillón.


lunes, 11 de octubre de 2010

Apología de la partitocracia

Por si alguien tenía dudas.

"En este país, según la Constitución, el acta corresponde al diputado o al concejal, pero yo no estoy del todo de acuerdo con esto porque si uno es diputado o concejal es porque ha ido en una lista avalado por una formación política" (Tomás Gómez dixit)

¿Del erario público y de los ciudadanos? ¡Qué redundancias! ¡Y qué falta de imaginación!

"Hoy en la Asamblea de Madrid hay tres personas corruptas cobrando del erario público y de los ciudadanos y si esto dependiese de los partidos políticos esos señores no estarían sentados ahí, me imagino" (Tomás Gómez dixit otra vez)


sábado, 9 de octubre de 2010

Poética de la brevedad




viernes, 1 de octubre de 2010

¡Qué recuerdos...!

El otro día fui a comprar una caja de DVD para grabar unas viejas películas familiares que aún conservaba en VHS. Me acordé de esto y se me descompuso el cuerpo. ¡Maldita memoria!