domingo, 27 de noviembre de 2016

Escéptico que es uno...

Por principio, no suelo creerme a los empresarios que dicen asumir su responsabilidad social y pagan más que su competencia por sus factores productivos. Ya me gustaría hacerlo -creérmelos quiero decir-, pero mi experiencia personal y profesional me lo impide. Cuando alguien sale a la palestra diciendo públicamente las cosas que ha dicho Antonio Catalán, presidente de AC Hoteles, a uno le encantaría aplaudirle, pero es que no termino de creérmelo del todo. Démosle en todo caso el beneficio de la duda y un aplauso provisional.

En lo que no puedo ni debo aplaudirle es en la mentira objetiva que vierte cuando afirma que, gracias a la última reforma laboral, puede despedir pagando 20 días por año. No es la nueva reforma laboral la que le permite ese tipo de despidos. Ni siquiera la anterior o la anterior. El despido objetivo con 20 días de indemnización por año existe en nuestro Estatuto de los Trabajadores desde su promulgación allá por 1.995. No sé por qué estas cantinelas de mentiras interesadas me suenan tanto.