martes, 31 de agosto de 2010

Teoría de conjuntos

Del conjunto de profesores universitarios brillantes, el subconjunto de profesores universitarios brillantes que saben catalán o están dispuestos a emplear su tiempo en aprenderlo es, por definición, claramente inferior. Menos para un nacionalista. Salvo que se asuma que los nacionalistas no desean lo mejor para sus gobernados.

Del conjunto de las quinientas mejores universidades del mundo, ordenadas según su excelencia, la primera universidad española, la Autónoma de Madrid, aparece en el puesto 201. La primera catalana, la Universidad de Barcelona, en el puesto 253. Y la primera y única andaluza, la Universidad de Granada, en el puesto 466.

Pero ustedes tranquilos, que esto irá a peor.


lunes, 30 de agosto de 2010

Erre que erre, pero no le echan cojones

Ya lo dijo su jefe hace unos meses y ahora lo repite un subordinado. Consejero delegado, sí, pero subordinado. Y no se engañen, lo ha dicho tan fino que parece que no dice lo que su jefe -al que se le entendía todo cuando conseguía vocalizar-, dijo. Pero no se dejen engañar, que ya está bien de que nos vengan lloriqueando por las esquinas cuando tenemos uno de los accesos más caros y lentos de Europa, cuando los accionistas de Telefónica han heredado unas infraestructuras y una posición de mercado privilegiada que han sido pagadas con nuestros impuestos y nuestras tarifas en la época en que eran un monopolio, cuando el primer semestre han mejorado los ya espectaculares beneficios consolidados del mismo periodo del ejercicio anterior -¡¡más de un 18% de rentabilidad neta sobre ventas antes de impuestos!!-, según ellos mismos explican a sus accionistas. ¿Por qué a sus inversores les venden que el negocio va viento en popa a toda vela y a sus clientes -a mí no me miren-, que nos tienen que meter la vela por la popa? Pues eso.

Si lo que quieren es impulsar un acuerdo con todas las operadoras para cargarse las tarifas planas o pactar cualquier otro sistema de tarificación con objeto de evitar una fuga masiva de clientes desde la operadora que primero tome esa decisión hacia las que mantengan las tarifas planas, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) y la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) debieran ir tomando nota. El titular de su conferencia -"la industria debe ser capaz de dar una respuesta colectiva a sus retos actuales"-, deja lugar a pocas dudas.

Si lo que quieren es cambiar la manera de tarificar el servicio de acceso a internet que ofrecen a los ciudadanos para incrementar sus ingresos, ¿quién se lo impide? Habría que recordarles que las denominadas tarifas planas son un invento relativamente reciente, que fueron impulsadas e ideadas por las propias operadoras para competir entre ellas y que nadie les obligó a ofrecerlas. Y tampoco nadie les obliga a mantenerlas. A ver, ¿quién es el primero que le echa cojones y se las carga?


domingo, 29 de agosto de 2010

Sin comentarios (XIV)

jueves, 26 de agosto de 2010

Ni puto caso...

Ni puto caso. Más o menos como a los ciudadanos. A algunos les ha faltado poco para saltar por encima de las mesas, como cuando teníamos diez años y estaba a punto de sonar el timbre del recreo. Suban el volumen, súbanlo. Al final suena algo así como "éste es un castigo por no haber trabajado en toda la legislatura".


Comisión de Trabajo e Inmigración del Senado (25 de Agosto de 2010)

De polvos, brillos y lodos

"...los verdaderos causantes de la crisis, que, como todo el mundo sabe, son la banca y las grandes empresas constructoras que han propiciado un urbanismo especulativo que el propio Zapatero señalaba como causante de la crisis"

Claro, y como todo el mundo también sabe, los bancos les han puesto una pistola a los ciudadanos en la sien para que se endeuden hasta la cejas, las constructoras han obligado por ley a que les compren las casas, los Bancos Centrales -o sea, los gobiernos-, no han inundado de crédito barato el mercado, los políticos no presumían de crecimiento gracias a su fantástica gestión, por el mar corren las liebres, por el campo las sardinas y el chorizo no sube el colesterol.

"Los datos indican que la productividad en España es superior a la danesa e italiana, y similar a la alemana"

Y claro, siendo así, no hay necesidad ninguna de reformar el mercado laboral ni nuestro sistema productivo o educativo. A ver, los datos indican, los datos indican..., los datos de la OCDE -y hasta del vecino del cuarto-, indican que es falso que la productividad en España (26,3 euros/h) sea superior a la danesa (30,6 euros/h) e italiana (28,8 euros/h), y similar a la alemana (37,8 euros/h). Algo de esto ya expliqué hace unos meses pero, como dicen que dijo el genial Borges, no hay peor sordo que el que quiere oír.

"Estamos ante un Gobierno que ha pasado de no saber qué hacer, a uno que asume las tesis del capitalismo más salvaje"

"...el sistema está destinando todos sus esfuerzos a ocultar y silenciar a quienes opinan diferente, o a manipular las realidades que evidencian que no sólo otro mundo es posible, sino que existe la posibilidad de construirlo aquí y ahora"

Ya estaba tardando en pronunciar las palabras mágicas: capitalismo salvaje. Tan mágicas, que se refieren a una realidad imaginada, que no existe, pero que se vende muy bien como argumento cuando de reafirmar ideologías caducas, simplonas, inconsistentes y mayoritarias se trata, como también he explicado en numerosas ocasiones, pero que si quieres arroz Catalina. Claro, que el sistema está destinando todos sus esfuerzos a ocultar y silenciar a quienes opina(mos) diferente, o a manipular las realidades. Que conste que lo ha dicho él.

¿Que quién ha escrito todas esas cursivas, además de un decálogo de ocho recomendaciones para salir de la crisis? Pues José Luis Centella -no, no voy a hacer el chiste fácil del polvo y el brillo-, secretario general del Partido Comunista de España en un artículo en el diario Público.


miércoles, 25 de agosto de 2010

Dudas existenciales (XXV)

Si yo abro una zapatería y quiero atender a mis clientes en inglés, o fabrico un producto y quiero expresar sus características e instrucciones de uso en sueco, ¿por qué la ley me lo prohíbe? ¿No deberíamos ser los consumidores los que castigáramos o premiáramos a aquellos empresarios que libremente han decidido la forma de poner sus productos y servicios en el mercado? ¿Por qué el Estado se empeña en tutelar constantemente a los ciudadanos, más allá de establecer unas reglas de juego básicas que garanticen el libre mercado y aplicar sanciones ejemplares a las empresas que no las respeten? ¿Tanta tutela en tantas cuestiones, que la mayoría de las veces trae causa de inconfesables intenciones muy distintas de las declaradas, no nos ha vuelto un poco comodones e inconscientes del enorme poder que los consumidores, la sociedad civil en definitiva, tendríamos si nos organizáramos? ¿Acaso cada vez que el Estado, el poder político, regula una nueva parcela de nuestras libertades, no está anestesiando y constriñendo en la misma medida el poder potencial de la sociedad civil? Porque no es una sociedad más avanzada, más libre y más justa la que tiene más leyes, sino la que menos necesita.



Nota bene: Existe un clara correlación entre la cantidad de páginas de los boletines oficiales y el volumen de regulación de un país. En el año 82, el número de páginas anuales entre el BOE y los boletines oficiales autonómicos ascendió a unas 50.000; en 2008, a más de 700.000 y subiendo.

martes, 24 de agosto de 2010

De perros, longanizas y otros ques

Que en la práctica, a un parado que no acepta un trabajo o un curso de formación no se le retire cualquier tipo de prestación por desempleo, es un síntoma claro de que aquí atábamos los perros con longanizas. Decidan ustedes quiénes son los perros y quiénes las longanizas.

Que la ley ofrezca cien días a un parado para estudiar si hace o no un curso, o si acepta o no un trabajo antes de retirarle la prestación por desempleo, me parece a mí que es mucho estudiar para tan poco temario.

Que cuando el gobierno ha propuesto que esos cien días pasen a uno, ningún partido les haya respaldado y hayan tenido que dejarlo en treinta para ver si convencen a alguien, deja claro que la oposición, predicar predica, pero dar trigo... Y menos tan barato. Sólo a cambio del interés general.

Que a los sindicatos les parezca una barbaridad que deje de pagarse la prestación por desempleo a aquellos ciudadanos en el paro que se niegan a emplear su tiempo libre en formarse o no acepten un puesto de trabajo, es lo que se viene llamando hipertrofia del Estado del Bienestar, perversión de la solidaridad y cara, mucha cara.

Que un ciudadano que ha perdido su trabajo por un despido disciplinario procedente tenga derecho a cobrar la prestación por desempleo, eso, eso ya no tiene ni nombre.


viernes, 20 de agosto de 2010

¡Váyanse mucho al carajo...!

Haciendo mi repaso habitual por la prensa en internet me ha dado por comentar esta noticia de ABC relativa a la ley catalana de acogida de inmigrantes. No tengo por costumbre comentar en la prensa digital, pero esta vez me apeteció contestar a un interviniente llamado Oriol (pueden leer la controversia a partir del comentario 29). Tras un intercambio de opiniones, respondo con un último comentario fijando mi posición final para dar por terminado el asunto. Se publica con el número 45 y al poco tiempo es borrado por el periódico.

Extrañado, publico un nuevo comentario del siguiente tenor: "Bueno ORIOL, te había vuelto a contestar y de hecho el comentario se publicó (era el 45), pero alguien del periódico ha decidido eliminarlo posteriormente a pesar de que el tono era similar a mis comentarios anteriores. Tampoco sé si mantendrán éste, aunque no volveré a participar en ningún debate más en este periódico visto ,lo visto. En todo caso, ha sido un placer. Saludos". Aparece como comentario número 47 y es borrado también. Debo añadir que en todos los comentarios he facilitado mi correo electrónico, pero en ningún momento se han puesto en contacto conmigo.

En fin, que el sitio es suyo y están en su derecho de decidir qué comentarios se publican y cuáles se censuran. El mismo derecho que tiene este tabernero de dar publicidad a lo sucedido. Ahí quedó.


jueves, 19 de agosto de 2010

Algo ligerito para las vacaciones... ¡por los cojones!

La que se está montando con la caja de Pandora que ha abierto Pepiño sobre si la presión fiscal en España es alta, baja o medio pensionista comparada con la de fulanito, menganito o zutanito. Raro es el día en que algún periódico no aborda el asunto, la mayoría de las veces con bastante poco rigor, contribuyendo a la confusión según sople el viento de su línea editorial.

Hoy, por ejemplo, cuando he leído que "un trabajador con dos niños que gane 15.962 euros brutos al año (el 67% del salario medio) paga a Hacienda el 28,4% de su renta tan sólo en IRPF y cotizaciones (4.533 euros)", apoyando esa afirmación en un gráfico y un informe de la OCDE, algo me ha dicho que esas cifras y algunas de las conclusiones que se exponen a partir de ellas no encajan con la realidad y que el periodista ha escuchado campanas, pero ha escrito el artículo sordo de un oído. En efecto, a poco que se lea con cierta atención la fuente de la que se extraen esos datos, se puede comprobar que:

1-. El salario medio usado para el estudio de la OCDE asciende a 23.943 euros (final de la página), por lo que el 67% del mismo son 16.041 euros, no 15.962 euros.

2-. En el informe, el título del gráfico mostrado en el artículo, que curiosamente se ha eliminado en la información del periódico, reza: "Average Tax Wedge for different wage levels and household types in % of total labour costs". En la tercera línea y siguientes del estudio de la OCDE se indica:"...the average tax wedge(average income taxes plus employee and employer social security contributions minus cash transfers as a percentage of total labour costs)". Según lo primero, la ratio del 28,4% debe calcularse sobre los costes laborales totales -ingresos brutos del trabajador más diversas cuotas empresariales-, y no sólo sobre los ingresos brutos. Y según lo segundo, ese 28,4% incluye el IRPF pagado por el trabajador y las cuotas a la Seguridad Social del trabajador y del empresario (un 4,9% y un 23% sobre el salario bruto respectivamente según el propio estudio), a lo que hay que restar, en su caso, las transferencias de efectivo del Estado al ciudadano -por ejemplo, becas o ayudas-, puesto que suponen una minoración de la carga fiscal.

3-. Rehagamos pues los números de ese mismo ejemplo usando el salario medio indicado en el artículo periodístico y la metodología correcta del estudio de la OCDE. Para un salario bruto de 15.962 euros, el coste laboral total asciende a unos 21.200 euros. El 28,4% de ese coste son 6.021 euros, de los que 3.671 euros paga el empresario y 2.350 euros el trabajador. Es decir, para ese ejemplo, el trabajador paga un 14,7% de impuestos -IRPF más Seguridad Social menos transferencias- sobre su salario bruto anual, y no un 28,4%.

¿Se han enterado? Pues el periodista tampoco.


De donde no hay...(XX)

"Esas conversaciones son falsas e inexistentes. Nunca debieron formar parte del sumario judicial. Estamos en un Estado de Derecho y el juez ha sentenciado en dos ocasiones que son nulas" (Enrique Ortiz, presidente del Hércules CF)

¿En qué quedamos? ¿Las conversaciones son falsas, son inexistentes o son nulas? Porque las tres cosas a la vez... ¿Y qué me dicen de esa apelación al Estado de Derecho para vulnerarlo impunemente? Que conste que la justicia no niega ni la existencia ni la veracidad de esas conversaciones grabadas por la policía judicial, sino la improcedencia de su uso como medio de prueba. En fin, que ésta es otra muestra más del nivelito ético de nuestro país y del rastro de babas que dejamos a nuestros jóvenes para que no se pierdan.

Por cierto, y más allá del asunto puramente deportivo, ¿nada tiene que decir el Estado a esa descarada manipulación del resultado de un sistema de apuestas, la quiniela, organizado, tutelado y garantizado por el propio Estado? ¿ni los ciudadanos que fraudulentamente no obtuvieron premio en esas jornadas pudiendo haberlo obtenido? ¿nada tiene que decir tampoco Hacienda del dinero pagado por unos y recibidos por otros de manera irregular? Desde luego, si de mí dependiera, a las empresas de este sinvergüenza les hacía una inspección de Hacienda y otra de Trabajo con la misma escrupulosidad con la que a él se le ha aplicado la ley. Porque la estafa suele habitar la naturaleza de este tipo de empresarios y nunca se sabe. Si no, que le pregunten a Capone.

Y a modo de coda para malpensados: el Betis de mi alma debe quedarse en segunda división que es donde le corresponde por deméritos propios.


miércoles, 18 de agosto de 2010

Sin comentarios (XIII)

"Alguien tendrá que explicar por qué se condena a ETA y no a Jesulín de Ubrique" (Kepa Tamames, portavoz de la Asociación para un Trato Ético con los Animales)


martes, 17 de agosto de 2010

Mitin

¡Imbéciles!¡Estúpidos!¡Gilipollas!¡Pánfilos! Se pasaba el día gritando desde el balcón de la última planta. Y seguramente, como un reloj parado, acertaba al menos un par de veces al día. Si no más. Sí, seguro que muchas más. Algunos miraban al cielo con una sonrisa. Debía hacerles gracia. Otros lo ignoraban. Y los menos, se indignaban denunciándolo a la autoridad incompetente. Dicen que aquél era uno de los loros más inteligentes del edificio.


lunes, 16 de agosto de 2010

Se acabó lo bueno... pero empieza lo mejor

Bueno, pues se acabaron las vacaciones. Puntualizo. Se acabaron mis vacaciones. Y se aproxima el comienzo de un nuevo curso en el que es probable que la actividad de la taberna disminuya notoriamente a partir de Septiembre, porque durante los próximos años andaré enfrascado en una nueva aventura que consumirá buena parte del escaso tiempo libre que aún me queda. Pero no se cerrará. Eso no. Seguro que la publicación de relatos, un poquito de leña al mono y algunas provocaciones de vez en cuando serán una magnífica válvula de escape para los momentos de agobio.

Pero mientras llega ese momento, agradezcámosle al ministro Blanco que nos facilite las preguntas que los ciudadanos debiéramos hacernos. Y sobre todo, que nos aporte las respuestas que debiéramos darles. "La pregunta que siempre se tienen que hacer los ciudadanos es que si queremos unos servicios públicos de primera o unas infraestructuras de primera, tendremos que tener también impuestos homologables a los de los países europeos", ha dicho el artista tras afirmar que los impuestos españoles, que ascendieron al 33,1% del PIB en 2008, son muy bajos respecto de la media europea, que se situó en el 37% en ese mismo periodo.

A mí, con el permiso del señor Blanco, se me ocurren algunas respuestas alternativas que no pasan precisamente por la subida de impuestos: reducción importante del gasto corriente no asociado directamente a servicios básicos al ciudadano, racionalización y reducción drástica del tamaño de las administraciones, lucha decidida contra el fraude fiscal, la economía sumergida y la corrupción generalizada, liberalización de la economía, mejora de la productividad del sector público, equiparación paulatina de salarios y jornada laboral entre empleados públicos y sector privado, reunificación del mercado interno... En cuanto a la presión fiscal, como ya dije en una ocasión, su medición como porcentaje del PIB apenas dice nada. Comparar el porcentaje del PIB que se recauda ignorando, por ejemplo, la proporción de ciudadanos sobre la que recae esa recaudación o el valor de mercado y la calidad de los servicios que reciben a cambio los ciudadanos de cada país, no es más que una tomadura de pelo.

Por otro lado, leo por ahí que UPyD -y otros-, quieren recuperar el impuesto de patrimonio. Para aquellos que no lo sepan, se trata de un impuesto que grava la riqueza que un ciudadano ha adquirido mediante el ahorro de una parte de sus ingresos que a su vez han sido ya gravados con otros impuestos. Imaginen que llevan treinta años trabajando y ahorrando una parte de sus ingresos para comprarse una casita en la playa y tener un dinerito guardado para su jubilación. Imaginen que la suma de ese patrimonio asciende a unos 300.000 euros. Imaginen que durante todos esos años ha pagado religiosamente un porcentaje importante de su nómina entre impuestos directos e indirectos, lo que significa que el ahorro con el que ha adquirido su patrimonio ha sido ya gravado. Imaginen finalmente que les obligan a pagar todos los años un porcentaje del valor de ese patrimonio: el Impuesto sobre el Patrimonio. El resto lo dejo a su imaginación.


miércoles, 11 de agosto de 2010

Amor a primera Visa

Me pellizcó el culo con ademanes de pobre antiguo y una risilla babosa, casi obscena, de nuevo rico insatisfecho. Acabábamos de casarnos tras una breve y turbulenta relación de ésas que llaman de amor-odio. Él amaba mi metro ochenta de juventud prieta y yo las diez cifras del saldo de su cuenta poco corriente. Él odiaba que no lo amase en la pobreza y en la enfermedad y yo odiaba sus carnes octogenarias y su exquisita vulgaridad. Aquella noche me dijo que había reservado mesa en el restaurante de moda de la ciudad. ¡Cena con espectáculo y en primera fila, chocho!, me dijo mientras se colocaba bien la dentadura que quedó colgada del signo de admiración. Solía pasarle cuando se dirigía a mí gritando esa horrenda palabra que, para mi bochorno, era demasiado a menudo. Justo cuando iba a sugerirle que cambiáramos de mesa, una lluvia de sudor y un protector dental aterrizaron en mi crema de bogavantes. Demasiado cerca del ring, ¿no, chocho?, dijo antes de recoger su dentadura del mantel entre carcajadas color carne.


martes, 10 de agosto de 2010

Quo vadis

Ahora la reina tiene el privilego de ser perozosa, moverse con lentitud y elegancia sin mancharse las manos en escaramuzas, encerrarse en su torre de marfil, disfrutar de vasallos y elefantes y exigirles sacrificios. Es lo que me contestaron cuando elevé mi queja porque la reina contraria se había enrocado. ¡Malditas cuotas!


domingo, 8 de agosto de 2010

Números primos

Era famoso por la originalidad de sus mítines, por sus sarcásticos discursos y sus alegóricas puestas en escena. Aquel día quería agradecer al partido el primer puesto en las listas electorales y desde el atril prorrumpió en aplausos justo cuando sobre la estrechez de aquella vieja lata de tomate frito Solís macizada de cemento y clavada en la cima de una escalera se reunían, disciplinadas y al son abollado de una sucia trompeta, las cuatro pezuñas de la cabra.


viernes, 6 de agosto de 2010

Historias de la taberna (IX)

Hacía años, desde que enviudó de su tercer divorcio, que Antolín no aparecía por la taberna. Por eso, cuando asomó su lentitud de cementerio por el viejo portalón, Pepe el Papa dio un respingo y se persignó con tal entusiasmo que le faltó poco para saltarse un ojo con la uña esmaltada del bordón. Antolín era enterrador y tartaja, y malvivía en un corral de vecinos junto a la plaza de San Marcos a la que volvía todos los días casi de madrugada tras su peregrinaje tabernario para avivarse el ánimo. Primero, junto al cementerio, en la vecina Venta de los Gatos a la que siempre llegaba con cara de guasa dando recuerdos de parte de Bécquer, aquel ilustre parroquiano de antaño a quien acababa de saludar en su osario, y donde se sacudía el olor a muerto con un par de copas de manzanilla y una larga y silenciosa charla con Anselmo. Después, en el Tendío 11, frente al Hospital de las Cinco Llagas, donde se trasegaba un mosto que resucitaba a los muertos y remataba a los vivos. Y terminaba, ya redivivo, cruzando la puerta de la Macarena hasta la Plaza de Pumarejo, en la Taberna del Tato, a donde llegaba con el verbo engrasado para cantar gregoriano por bulerías abrazado a la guitarra de Pepe el Papa.

Pero aquel día Antolín no apareció como hacía años, con su mono manchado de cemento y tristeza ajena, luto en las uñas y la lengua ágil del trasiego del camino. No. Aquel día apareció sereno, con traje y corbata negros, camisa blanca, la mirada en busca y captura, y palabras alejandrinas, anchas, espaciosas, con ruidosos puntos suspensivos entre sílaba y sílaba. Venía de enterrar a Anselmo y en la cara traía las huellas culpables del pecado inesperado de los que se creen descreídos. Cuentan que pagó un par de rondas a la salud de Anselmo y se encerró en el retrete con Pepe el Papa tras pedirle confesión, y que a la media hora salió a por una botella de aguardiente para desatascar su elocuencia y poder pasar del sin pecado concebida. Dicen que le confesó que aquella mañana, mientras la familia del difunto al que estaba enfoscando el saloncito de su eternidad apenas podía contener el desconsuelo, alojó a Anselmo de polizón en el nicho sin que nadie se percatara. Y que los familiares, al verlo llorar con tanto entusiasmo tras el último golpe de palustre, le dieron una generosa propina por acompañarlos en el sentimiento sin necesidad. Cuentan que cuando Pepe el Papa intentó consolarlo de sus remordimientos por haber profanado aquella tumba, Antolín le gritó desabrido y de un tirón, ¡que se joda dios!, mi único pecado, si es que tal cosa existe, ha sido permitir que mi querido gato Anselmo haga un viaje tan largo con un extraño.