martes, 30 de marzo de 2010

Breve prólogo para cuentos largos

Muchos dudan de que el microrrelato sea un género, de que apenas pase de ocurrencia breve de escritor aficionado que quiere pero no puede. Que se escriben muchos más microrrelatos que novelas, en parte gracias a las nuevas tecnologías que permiten publicar en la red lo que a uno le dé la gana, y en parte porque, no nos engañemos, es muchísimo menos laborioso, resulta una obviedad. Es cierto que hay que tragarse cientos de microrrelatos -¿y no ocurre eso mismo con la novela o la poesía?-, para encontrar una obra maestra, pero ¡ay cuando uno se da de bruces con una de ellas!

Fíjense si no en el prólogo que dejó escrito el maestro Juan Ramón Jiménez para un libro que pretendía agrupar muchos de sus textos en prosa y que se iba a titular "Cuentos largos". Todo un elogio a la brevedad, una poética del género apuntada hace ya casi un siglo.

"¡Cuentos largos! ¡Tan largos! ¡De una pájina! ¡Ay, el día en que los hombres sepamos todos agrandar una chispa hasta el sol que un hombre les dé concentrado en una chispa; el día en que nos demos cuenta que nada tiene tamaño, y que, por lo tanto, basta lo suficiente; el día en que comprendamos que nada vale por sus dimensiones –y así acaba el ridículo que vio Micromegas y que yo veo cada día-; y que un libro puede reducirse a la mano de una hormiga porque puede amplificarlo la idea y hacerlo el universo!"


lunes, 29 de marzo de 2010

Propiedad intelectual en tiempos revueltos

Tranquilamente sentado en el salón, con los oídos chorreando blues, repasaba bitácoras amigas y enemigas, y olisqueaba de reojo un episodio grabado de "Amor en tiempos revueltos" -a mi mujer le encanta y yo debo confensar que vi, más o menos, las dos primeras temporadas, pero me planté hace ya tiempo-, cuando al levantarme y sacudir los auriculares para ir a hacer no recuerdo muy bien qué, presencié el inicio de una escena que me llamó la atención. Me quedé parado frente al televisor y esperé su desenlace. Que esa escena se haya producido en la televisión pública, en una serie ambientada en los años cincuenta y en plena polémica sobre la denominada "Ley Sinde", las sociedades de gestión de derechos o los manteros, no puede ser casual. Así que la edité y aquí la tienen ustedes. Corresponde al episodio 144 de la 5ª temporada.




Al fondo a la izquierda

Contaba Yoani hace un par de días en su blog -ya saben, al fondo a la izquierda de la taberna-, una situación tremenda que no me resisto a reproducir para subrayarla, para que no quede como una simple anécdota extraviada entre tanto agravio a la libertad, para que nos produzca vergüenza, aunque sea ajena, tanta indignidad:

"Hace un par de años fui a la oficina de DHL en Miramar para enviar unos videos familiares a unos amigos en España. La empleada me miró como si pretendiera trasladar a otra galaxia una molécula de oxígeno. Sin siquiera tocar el casete MiniDV, me dijo que la filial habanera sólo aceptaba transportar modelos VHS. Pensé que se trataba de una cuestión de tamaño, pero la explicación de ella fue más sorprendente: “Es que nuestras máquinas para visualizar el contenido sólo leen casetes grandes”"


sábado, 27 de marzo de 2010

La hora tonta

No parece que la iniciativa de la "Hora del Planeta" haya tenido demasiado éxito. Comprueben si no la página de Red Eléctrica Española. Si pasan el ratón por la línea amarilla pueden comprobar el consumo casi en tiempo real, la emisión de CO2 o, a la derecha, el gráfico de la estructura de generación de energía. Si además cambian la fecha en la esquina inferior izquierda, también pueden anotar el consumo del sábado pasado entre las 20:30 y las 21:30 horas -31.859 MW a las 21:00 horas-, y compararlo con el de hoy -31.661 MW a la misma hora-, un 0,6% menos.

¿A que les parece interesante y curiosa la web de Red Eléctrica Española? El acontecimiento era una buena excusa para mostrársela.


Spanish is different

martes, 23 de marzo de 2010

(In)Disposición Final

Pues fíjense que a mí lo que me preocupa de la Disposición Final Primera de la Ley de Economía Sostenible (LES) no es que ponga en peligro la libertad de expresión en internet -¡qué exagerados somos...!-, sino que manifieste de forma descarada -porque saberlo ya lo sabíamos-, la existencia de ciudadanos de primera y de segunda, de derechos aupados interesadamente, privilegiándolos en su tratamiento jurídico, sobre otros derechos más dignos de protección.

Y todo para nada, porque por mucho que legisle nuestro gobierno sobre si debe o no llover, si tiene que llover, lloverá. Y sólo habrán conseguido hacer el ridículo y dejar constancia una vez más de su absurda prepotencia. ¡Qué torpeza, Dios mío!


lunes, 22 de marzo de 2010

Canal Sur, la cosa nostra

Por si alguien no lo sabe, el Estado realiza todos los ejercicios presupuestarios un pago a cuenta a las comunidades autónomas como adelanto de los ingresos que obtendrán por los tributos cedidos. Esa cuantía se calcula en base a las previsiones de ingresos que realiza el gobierno, de tal forma que se procede cada año a una liquidación como diferencia entre lo recibido a cuenta y lo realmente recaudado. Como consecuencia de la sordera crónica de nuestro presidente, los presupuestos de 2009 contemplaron un escenario de recaudación irreal por exceso, lo que significa que las comunidades autónomas deben devolver al Estado 25.000 millones por la liquidación de 2009, de los que 1.500 millones aproximadamente corresponden a Andalucía.

Viene a cuento este preámbulo porque en la entrevista que concedió Zapatero a Canal Sur en el día de ayer se produce la siguiente escena:





¿Quiere esto decir que si nos hubiesen pagado en metálico la deuda histórica nos hubiesen descontado en el acto la liquidación negativa del ejercicio 2009? A pesar de que así lo afirma la entrevistadora -"...la Junta debe dinero al Estado y por lo tanto si le hubieran entregado ese cheque con el dinero de lo que restaba de la deuda habría sido, para que nos entienda cada uno en su casa, una especie de cheque de ida y vuelta porque se habría restado de ese dinero que se debía..."-, y lo ratifica nuestro presidente -¡absolutamente!-, eso es falso de toda falsedad, como diría aquél, pues la propia ley de PGE de 2010, primero en su preámbulo y después en su art. 122.3, indica que "...los saldos a favor del Estado pendientes de compensar se ingresarán por cada Comunidad en 60 mensualidades a partir de enero de 2011...".

Por otro lado, tal y como se plantea en la entrevista, parece sugerirse que el hecho de que la deuda histórica se haya liquidado en activos y no en efectivo salda la deuda pendiente de Andalucía con el Estado por la liquidación de lo entregado a cuenta, y nada más lejos de la realidad.

En cuanto al resto de la respuesta -"...lo que hemos hecho ha sido transferir riqueza que puede dar mucha más capacidad financiera, más capacidad económica a la Junta..." y bla, bla, bla-, me remito a la entrada anterior.

En fin, que ya está bien de mentir, de manipular y de hacer periodismo de pesebre.


Modesto que es uno

Suele pasar que cuando se es modesto en exceso sean los demás los que le pongan a uno en valor. Eso parece haberle sucedido a Agesa, que a efectos de liquidar la deuda histórica, ha pasado de valer 155 millones a 509 millones.

El mismo que ahora dice que ha triplicado su valor -el gobierno-, también dice en los Presupuestos Generales del Estado de 2010 que Agesa tiene un Patrimonio Neto de unos 145 millones. Claro, que se han apresurado a decir que la valoración de una empresa en funcionamiento no puede hacerse sólo por sus activos. Y tienen razón. Usemos pues uno de los métodos de valoración más habituales para tasar empresas en funcionamiento: el del valor de rendimiento. Este método tiene en cuenta los beneficios de la empresa y presupone que se van a obtener eternamente, por lo que asume que lo que se estaría adquiriendo es una renta anual vitalicia equivalente a esos beneficios y actualiza financieramente ese valor al momento presente. Según el balance, el resultado de 2008 fue de 6.706.000 euros, el previsto para 2009 de 572.000 euros y el presupuestado para 2010 de 78.000 euros. Incluso aunque actualizáramos el beneficio de 2008 a un tipo de rendimiento exigido del 5%, el valor de la empresa no llegaría ni a los 140 millones. ¿De dónde sacan los 509 millones? Sobre todo porque la proyección de beneficios a futuro reconocidos por el propio gobierno están muy lejos de los empleados en el ejemplo, y los activos, fundamentalmente inmobiliarios, no van a revalorizarse precisamente. Sería sano que explicaran el método seguido para su valoración, a ver si aprendemos algo.

Y todo ello sin perjuicio de mi opinión respecto de la deuda histórica.


jueves, 18 de marzo de 2010

Sin comentarios (IV)

"El régimen comunista de Corea del Norte ejecutó la semana pasada al ex director de Finanzas del Partido de los Trabajadores, Park Nam-gi, por el fracaso de la reforma monetaria de noviembre, ha informado la agencia surcoreana Yonhap.

Según fuentes cercanas a la situación en Corea del Norte consultadas por Yonhap, Park fue fusilado en Pyongyang bajo el cargo de "haber llevado a la ruina la economía del país de forma planificada". (Público)


domingo, 14 de marzo de 2010

Siempre ha habido clases...

"...atender y cuidar a pobres vergonzantes y ancianos solitarios venidos a menos, que vivan solos o en condiciones precarias, con su familia o con personas a quienes también estorban, o en residencias que tienen deficientes condiciones de higiene y en donde, además les traten mal, atendiendo primero a las mujeres, y preferentemente a las que tuvieron una buena posición, con preferencia a las personas de la condición social que tuvo la extinta Excma. Sra. Marquesa de Balboa, que necesitan ayuda y no se atreven a solicitarla o no lo consiguen."

No, no se trata de una broma. Ni del extracto de alguna obra satírica del XVII digna del mismísimo Quevedo. No. Es el objeto de la Fundación Marquesa de Balboa Ancianos Solitarios Venidos A Menos (A.S.V.A.M.), según se publica en el BOE. El texto que describe los fines de la fundación no tiene desperdicio, ni puede ser más humillante para los destinatarios a los que pretende socorrer, o para sus familias y las "personas a quienes también estorban". En fin, dame pan y llámame tonto, que cuando hay hambre...


sábado, 13 de marzo de 2010

In memoriam

A medio camino entre la intención primera y los cordones desatados de sus zapatos se le extravió la memoria. Pensativo y con esa sonrisa bobalicona que se les queda a veces, miraba acharado el suelo, como buscando en las losas desgastadas los propósitos perdidos, la excusa fingida. Venga padre, átese los cordones que le estamos esperando, sonó, ajena a su apuro, la voz amable de su hija. Mientras terminaba la lazada se preguntó con ojos de enamorado quién sería aquella joven tan guapa. Y si querría ir al baile con él.


jueves, 11 de marzo de 2010

Invita la casa. Hoy: Luis Garicano y la reforma de las pensiones

Creo haberme referido en alguna ocasión a la conocida como propuesta de los 100, que contiene una serie de recomendaciones para abordar la urgente e imprescindible reforma laboral. Pues bien, algunos de los promotores de aquella propuesta acaban de presentar otra referida a la también necesaria, aunque menos urgente, reforma de las pensiones. Y Luis Garicano es uno de ellos. Merece la pena escucharlo en esta didáctica y amena entrevista, altamente recomendable.









miércoles, 10 de marzo de 2010

Así nos luce el pelo

Un Estado en el que los poderes ejecutivo, legislativo y judicial sean ostentados en la práctica por una misma persona, no debiera calificarse ni de democrático ni de derecho. Sí, no miren a Cuba o Venezuela, no, que hablo del nuestro, del Estado español.

Que no basta con presumir de libertad de expresión, o de que uno no vaya a la cárcel por sus ideas -aunque en esto, así así andamos-, o de que de vez en cuando nos concedan el privilegio de elegir a quienes aspiran a gobernarnos. Que todo eso es necesario, pero no suficiente. Porque aquí, en nuestro país, el presidente del gobierno, sea quien sea, manda en el ejecutivo, como debe ser. Pero también es el quien manda en el partido que vota sus propuestas legislativas en el Parlamento, quien configura las mayorías en las altas instituciones judiciales del país y quien decide quiénes son o no elegibles por los ciudadanos. Ejecutivo, legislativo y judicial en el mismo mando a distancia.

No es extraño pues, que con todo este contubernio, haya quienes sean incapaces de separar política, poder y justicia. Vean si no el caso del juez Garzón. Con tres querellas admitidas a trámite por nuestro Tribunal Supremo, el único debate que se está produciendo se centra en la catadura moral de tal o cual querellante, en las enemistades políticas o personales del juez, en las posibles conspiraciones o en la valentía del magistrado en el pasado. ¿Es que todos esos asuntos tienen algo que ver con las cuestiones de fondo de las querellas? ¿Acaso nadie, ni el propio Garzón visto lo visto, confía en que el Tribunal Supremo hará justicia? Y siendo así, ¿por qué entonces habríamos de desconfiar de la rectitud del alto tribunal sin desconfiar al mismo tiempo de la del magistrado que cuestiona la equidad del sistema judicial del que forma parte? Así nos luce el pelo, a lo garçon.


martes, 9 de marzo de 2010

Y yo sin enterarme...

Resulta que esta mañana escuché a Elena Salgado afirmar que eso de que el PIB tenga que crecer por encima del 2% para que se cree empleo, como ha venido sucediendo hasta ahora, es uno de los paradigmas que la crisis económica ha puesto en cuestión. Que eso era con el modelo económico anterior -¡tenemos nuevo modelo económico y yo sin enterarme!-, y que se empezará a crear empleo con crecimientos menores.

La pregunta del oyente en la segunda parte del corte que acompaña a esta entrada muestra la misma sorpresa sobre el cambio de modelo económico, que supuestamente ya se ha producido, y la posible creación de empleo con crecimientos del PIB menores al 2%. Y la respuesta de la ministra, que pide mármol a grito pelado, es para incrustarla en el frontispicio de cualquier Facultad de Económicas:

"...hemos abandonado algunas actividades que eran donde la productividad era relativamente baja, vamos a pasar a actividades con mayor productividad..."

Ya dijo esto mismo allá por Noviembre del año pasado y uno pensó que pudo haber sido un desliz. Cuando lo repitió esta mañana me quedó claro que es ineptitud. Lo dije entonces, pero lo repito ahora. Si ya hubiéramos cambiado de modelo productivo -que va a ser que no-, habríamos mudado de un modelo con actividades muy intensivas en mano de obra poco cualificada -el que tenemos-, a otro con empleos más cualificados, más productivos, de mayor valor añadido -o sea, capaces de producir más PIB por hora trabajada-, lo que implicaría necesariamente que el PIB tuviera que crecer más que antes para crear los mismos puestos de trabajo. O dicho de otra forma. Un crecimiento del PIB del 2% requeriría menos horas de trabajo, por tanto menos trabajadores, que el modelo actual.





viernes, 5 de marzo de 2010

La banca pública y la resurrección de los muertos

Si el negocio fundamental de un fabricante de coches es vender coches, sería absurdo que éste decidiera voluntariamente no venderlos y, además, siguiera pagando las materias primas y los salarios a sus trabajadores. Si el negocio fundamental de un banco es conceder crédito a un precio determinado tomando a su vez dinero prestado por el que paga un precio menor, cabría preguntarse por qué los bancos habrían de decidir voluntariamente restringir el crédito, o sea, restringir sus ingresos, sus ventas, sus beneficios, su propia razón de existir.

Salvados desde hace tiempo los problemas de liquidez mediante las facilidades del BCE y de nuestro propio Estado, la restricción del crédito por parte de la banca sólo puede deberse a que tengan serias dudas sobre la capacidad de sus clientes para devolverles el principal y pagar los intereses. Más o menos como si el fabricante de coches decidiera no vendérselos a quienes no pueden pagarlos. Se podría argumentar que esas dudas de la banca sobre la solvencia de sus clientes son infundadas, lo que nos obligaría a concluir que son poco profesionales en la evaluación del riesgo, ellos, que viven precisamente de poner precio al riesgo. O podríamos pensar que les niegan el crédito a quienes objetivamente no aportan suficientes garantías para su devolución.

La propuesta de creación de una banca pública (pág. 14) por parte de nuestro gobierno parece sugerir que, o se piensa que la valoración del riesgo que hace la banca privada es errónea, o el Estado está dispuesto a asumir riesgos que el mercado ha decidido no asumir. Ya en su día, allá por Octubre del año pasado, el gobierno puso en marcha una iniciativa a través del ICO -Facilitador Financiero la llamó-, cuyo objetivo era incrementar el crédito a las PYMES y los autónomos intermediando entre ellos y el mercado. ¿Cuál ha sido el resultado? No lo sabemos. Nada se dice en la web del ICO sobre su gestión. Ningún informe que indique qué porcentaje de financiaciones rechazó o aceptó ese facilitador, pero son precisamente la ausencia de propaganda sobre su éxito y la nueva apuesta por una banca pública las que apuntan a un estrepitoso fracaso, bien porque los propios mediadores del ICO rechazaban la mayoría de las operaciones por ser inviables, bien porque sus argumentos no eran lo suficientemente sólidos como para convencer de la viabilidad de los proyectos empresariales, que ellos validaban, a los bancos que en última instancia debían conceder el crédito.

Hasta ahora, la competencia entre bancos privados ha demostrado sobradamente que no suelen equivocarse por exceso en la evaluación del riesgo, es decir, asignando a un negocio más riesgo de su riesgo objetivo, sino más bien al contrario. Sólo hay que echar un vistazo a los créditos concedidos a los promotores, sobre todo por parte de las Cajas de Ahorros. Por lo tanto, el incremento del crédito que promete la nueva banca pública sería consecuencia de una política de riesgo mucho más laxa que la de la banca privada, lo que implicaría necesariamente una morosidad muy superior a la del mercado, morosidad ésta última que, por cierto, no se cree nadie porque su bajo nivel se debe a que siguen renovando -¿hasta cuándo?-, créditos vencidos a empresas moribundas con tal de no reconocer fallidos que empeorarían sus resultados, cuando no las colocaría directamente en situación de quiebra.

¿De nuevo el Estado sustituyendo al mercado y generando riesgo moral con nuestros impuestos? Si la nueva banca pública aplica una política de riesgo menos rigurosa -lo contrario no tendría mucho sentido-, es seguro que un porcentaje de esos créditos va a concederse a empresas inviables a las que el mercado rechaza financiar y que habría que dejar morir. Cierto es que el crédito es la sangre de la actividad económica, pero es absurdo aplicar trasfusiones para resucitar muertos, en lugar de aprovecharlas para quienes cuidaron de su salud con prudencia y padecen apenas una gripe estacional. Porque siendo el excesivo endeudamiento de familias y empresas -y muy pronto del Estado-, junto con la falta de competitividad y el paro, uno de los más graves impedimentos que tiene nuestro país para salir de la crisis, habría que tener cuidado de no expandirlo, y menos aún con créditos de alto riesgo que, como el colesterol en la sangre, alimentan una bomba de relojería. Otra más.

Y para terminar, un dato escalofriante. Recuerden que nuestro PIB asciende a poco más de un billón de euros. ¿Saben cuánto debía en total el sector privado español -las sociedades no financieras y los hogares, excluyendo el sector financiero y el público-, a Enero de 2010? ¡Dos billones ciento noventa y ocho mil setecientos sesenta y dos millones de euros! Un 5% por ciento más que en 2007 y prácticamente la misma cifra que en 2008 y en 2009 en euros corrientes. ¿Se ha reducido el crédito tanto como para justificar la resurrección de la banca pública? ¿De verdad es ése el problema?


jueves, 4 de marzo de 2010

De listos, listillos y otras (extra)vagancias

¡Cómo no! El gerifalte de la SGAE se apunta al carro de Alierta olfateando sangre fresca, sangre pagana. Y haciendo honor a su nombre, produce tedio leerle:

"Lo que se ha atrevido a decir Alierta es la clave. Google desarrolla todo su entramado usando la línea telefónica, y no paga nada. Y lo mismo le ocurre a las operadoras con la industria de contenidos, que generan un negocio de consumo de ADSL y de ancho de banda. Lo lógico sería que Google pagara a las operadoras por usar su red y éstas, a su vez, nos pagaran a nosotros. Sería un modelo de negocio estable y sostenible."

¡Eso, eso!¡Que Google pague a las operadoras! ¡Y que las operadoras les pague a ellos! Ya se les oye gritar excitados. Ya babean de euforia con ese "modelo de negocio estable y sostenible". Sobre todo para ellos. ¿Y de dónde piensan que saldría el dinero para que Google les pague? Piensen mal y acertarán.

Y haciendo honor a su apellido, otro que hace gala de su ignorancia sobre la cosa y construye sobre aquélla una nada por la que cobra a tanto la tontería. Tras llamar ladrones a los de Google, reconoce que no tiene "ni idea de qué sea Google", admite que tampoco entiende "los barullos administrativos de la propiedad en esa cosa que se llama la red" y termina diciendo no sé qué de "la Hacienda y el Legislador". Lo que hacen algunos para que le paguen la columna diaria en el periódico...


miércoles, 3 de marzo de 2010

Derecho de réplica. Porque aquí sí lo hay

Esta mañana he recibido un correo de réplica al video expuesto en la entrada "Porque no todas cuestan lo mismo...", del siguiente tenor literal:

"Recomendamos ver el video "El actor Willy Toledo, linchado por la mafia mediática tras desmontar sus mentiras contra Cuba" en la web cubainformacion punto tv"

Y seguí su recomendación. Aquí pueden verla. Si quieren, claro.





Por alusiones

Por alusiones pero sin ilusión, traigo a la taberna apenas una porción del discurso institucional y gemebundo que la presidenta de nuestro Parlamento nos escupió a la cara el día de Andalucía. Ese día en el que algunos celebran un presente que a otros nos suena a pretérito indefinido.

"Pero reclamo cuidado. Mucho cuidado.

Hay voces, en ocasiones estentóreas, que han intentado socavar los cimientos de nuestro actual Estado de Derecho. En una doble dirección, una doble descalificación que impacta en la línea de flotación de lo que los andaluces conseguimos hace ya treinta años.

El primer punto de ataque es el propio sistema de Comunidades Autónomas. Se quiere generar una corriente de rechazo con argumentos del todo falaces. Confrontando crisis económica con debates estatutarios se mal conforma un escenario del cual, viene a concluirse, que no conviene la existencia de autogobiernos autonómicos.

Se está descalificando, con auténticos juegos verbales, nuestro sistema de autogobierno. Como cuando defendimos nuestra soberana voluntad, primero en las calles, luego en las urnas.

Si primero se descalifica al sistema, en un plano paralelo se vitupera a sus representantes. Es el segundo flanco de ataque. Una reprobación genérica y sin matices. Otra mezcolanza que debemos atajar. Los 496 diputados y diputadas en la historia del Parlamento andaluz suman, sin prácticamente excepciones, un trabajo honorable y honesto. Igual que la inmensa mayoría de los servidores públicos."

Sería conveniente que sus señorías, cuando se sequen las lágrimas de cocodrilo con sus pulcras puñetas de seda, se las arremanguen y comiencen a honrar nuestros votos. Que no es decente que un pueblo al que le han caído del cielo miles de millones durante tantos lustros siga a la cola de todo tras no sé cuántas modernizaciones de salón. Culpa de nosotros, de los andaluces. Sin duda. Por acción y por omisión.

Pero sepa usted, señora Fuensanta, señoría, que yo también reclamo cuidado. Mucho cuidado. Porque no siempre se puede tener embelesado al pueblo con tres platos de sopa boba. Porque aquí abajo, pegados a una realidad que les pilla tan a desmano, tampoco somos todos iguales ni todos aspiramos a trapichear con nuestro voto el subsidio eterno. Y si les molesta que haya quienes alumbren sus miserias, nuestras miserias, no apedreen al mensajero con discursos de facistol, señorías, abran las ventanas y que corra el aire.


martes, 2 de marzo de 2010

Porque no todas cuestan lo mismo...

Hay opiniones, opiniones y opiniones:



Pero no todas valen lo mismo porque no todas cuestan lo mismo. Que el cielo ya no es tan cielo, si para que no se escapen hay que poner muchas puertas, poner cerrojos por dentro.