viernes, 25 de septiembre de 2009

Dar la nota

Últimamente he discutido con alguno que el hecho de que Zapatero se haya llevado a su familia a un viaje oficial, de trabajo, no me parecía ni bien ni mal, sino intrascendente, y por eso ni me he molestado en hacer una entrada al respecto. Pero las incoherencias y contradicciones genéticas de nuestro presidente no pueden dejar a nadie indiferente. Acudir con su familia a actos públicos y hacerse una foto de familia con los Obama para exigir a continuación que no se publiquen esas fotos es una zapaterada más. Eso, y confundir los activos tóxicos con el cambio climático como origen de la crisis. Debe ser que no terminó de entender el adjetivo "tóxico" en aquellas dos tardes en las que le enseñaron economía.

Y volviendo a la foto. No me extraña que no quiera que se publique. ¿De qué van disfrazados?


jueves, 24 de septiembre de 2009

Todos contra uno, mierda para cada uno

Imagino que algún día se sabrán las razones por las que prácticamente toda la prensa, la comunidad internacional, y especialmente nuestro gobierno, muy activo contra el nuevo presidente, apoyan al depuesto Zelaya, que intentó dar un golpe de Estado institucional en su país. ¿Por qué llaman golpista al nuevo presidente, si accedió al poder respetando los mecanismos legales existentes en Honduras para casos como éste, con el apoyo del Congreso y de todas las instituciones hondureñas? ¿Por qué esa reacción de todos contra uno?


martes, 22 de septiembre de 2009

De donde no hay...(XI)

"The recession will be less than in other European countries." (Zapatero a Newsweek, 19/09/09)

"Andalucía saldrá antes que otras comunidades autónomas de la crisis" (Joaquín Galán, presidente del Consejo Económico y Social de Andalucía, 18/09/09)

"Las características del mercado de trabajo andaluz hace más vulnerable a la economía andaluza que a otras economías del resto de España" (Joaquín Galán, cinco minutos después)

No sé si es peor que aparenten que no se enteran, que no se enteren de lo que aparentan o que ni se enteren ni aparenten.


sábado, 19 de septiembre de 2009

Dudas existenciales (XVII)

¿Acaso no es un fracaso del propio Estado que éste aspire a prohibir las libertades individuales que no es capaz de garantizar? Cuando se pretende prohibir el uso del burka con el argumento de que la mayoría de las mujeres que lo usan no lo hacen libremente ¿no estamos negando el derecho de usarlo a quienes lo hacen voluntariamente y aniquilando la presunción de inocencia de sus maridos? ¿no estamos admitiendo el fracaso del Estado para proteger la libertad de las primeras e impedir la coacción a los segundos? Cuando se aboga por prohibir la prostitución argumentando que las mujeres, y los hombres, que la ejercen no lo hacen libremente y que existen mafias y proxenetas que les obligan a prostituirse contra su voluntad ¿no está admitiendo el Estado que es incapaz de impedir los delitos de proxenetismo, secuestro y tráfico de seres humanos y que por ello va a crear un nuevo delito, la prostitución? ¿Acaso no resulta patético tanto atajo disfrazado de sensibilidad social?


viernes, 18 de septiembre de 2009

Involución

Que no pudiese articular palabra parecía no importarles demasiado. Primero me mostraron unos dibujos sobre cartulinas blancas para que identificara con el dedo cada uno de ellos cuando los nombraban. Una manzana, un coche rojo, un árbol... Como si fuera gilipollas. Después, unas sencillas operaciones matemáticas de no más de dos cifras. Sumas, restas, multiplicaciones... Cuando vi el entusiasmo en sus caras, empecé a pensar que me tomaban el pelo. Los mandé a la mierda, cogí mi plátano y me encerré en la jaula para continuar la lectura de la prensa del día anterior que siempre dejaban olvidada junto a la puerta. Les hacía gracia cómo pasaba las páginas y me miraban embobados. ¡Imbéciles!


jueves, 17 de septiembre de 2009

Frente al espejo (y II): Ilusión óptica

No reconocí al hombre que tenía frente al espejo. La operación había sido un éxito. Ni el color de los ojos, ni la luz del rostro, ni la expresión de la cara de aquel extraño eran los míos. Tampoco sus orejas, su incipiente calva, su nariz aguileña. Por más que intentaba encontrar algún parecido entre el señor del espejo y la foto que mi brazo extendido al frente sujetaba a la altura de su cabeza, entre aquellas dos imágenes parecían haber transcurrido treinta años. Entonces cerré los ojos, paseé mi rostro con las yemas de los dedos y me reconocí. Sí. El trasplante de córneas había sido un éxito.


¡Que les vayan dando...!

Como no tienen vergüenza, lo que les importa no es la calidad sino la cantidad. Ya no se trata de si uno es un sinvergüenza, sino de si el otro lo es más. Parece que unos y otros han hecho un informe en el que no se niega que uno mismo haya incumplido el Pacto Antitransfuguismo, sino que se reprocha que el otro lo haya incumplido más. Es la honestidad en términos de quién es menos deshonesto, obviando que en esa comparación ambos quedan como unos sinvergüenzas y están insultando de paso a los ciudadanos. ¡Que les vayan dando mucho por culo!


miércoles, 16 de septiembre de 2009

Frente al espejo (I): Secreto conyugal

No reconocí al hombre que tenía frente al espejo sucio y arrugado de aquel retrete inmundo. Cuando dos horas antes me llamó alterada para citarme en aquel antro donde hasta el humo del tabaco se hace sitio a codazos y las conversaciones apestan a bourbon y sudor, no podía imaginarlo. Llegó contoneándose a horcajadas sobre sus enormes tacones, se sentó a mi lado y me besó la sonrisa. Vas a ser papá, soltó a bocajarro con su dulce acento porteño dando nerviosas palmaditas en el aire. Desarbolado y con la mirada húmeda de tristeza, corrí escaleras abajo mientras el recuerdo de mi vieja vasectomía me aplastaba el ánimo.


sábado, 12 de septiembre de 2009

Selección natural

La vieja se disponía a zamparse tranquilamente su almuerzo cuando un fuerte golpe la frenó en seco disputándoselo. Vale, nos lo jugamos a los chinos, le dijo algo atemorizada al agresivo rubio que la golpeó. Buscaron seis cadáveres de coquinas sobre la arena. Tres para cada uno. Gana quien llegue antes a tres, empiezo yo, apremió el rubio. Tres; cinco. Uno a cero. Tres; blanca. Dos a cero. Tres; seis. Dos a uno. Tres; cuatro. Tres a uno. ¡Gané!, gritó el rubio, eufórico y envalentonado. Y se abalanzó violentamente sobre la gusana del anzuelo sin siquiera decir adiós a la vieja.


miércoles, 9 de septiembre de 2009

Invita la casa. Hoy: Alvite más allá del Savoy. O quizás no.

Acostumbrados como estamos los que le leemos con fruición a imaginarlo a media oscuridad, nos cuesta contemplarlo a la luz y desnudo de metáforas imposibles. Aunque quizás no sea él quien haya escapado de esas tinieblas con sabor a cenicero turbio y olor a ingles y almas fracasadas. Quizás sean nuestros políticos los que hayan entrado definitivamente en ese oscuro mundo del Savoy en el que lo más parecido a la decencia es que te maten de un tiro en la frente para no estropearte el traje.

Ahí va pues el artículo íntegro de mi admirado Alvite en La Razón de hoy. Normalmente no lo copio íntegro, pero ¿cómo resumirlo sin destrozarlo?


"De todas las decisiones que podría tomar el gobierno para sacar a España de la grave crisis económica, las más eficaces serían probablemente aquellas que más disgustasen a los contribuyentes, es decir, las mismas medidas que el presidente Zapatero sabe con absoluta certeza que le condenarían a perder las elecciones. Un político sólo se convierte en un verdadero estadista cuando es lo bastante honrado como para aceptar que le apee del poder el gesto sacrificado y grandioso de tomar una decisión sensata. El problema es que la inmensa mayoría de los políticos carecen del sentido de la trascendencia y no gobiernan pensando en lo que dirá de ellos la Historia, sino en cómo serán tratados por la prensa del día siguiente. Por eso toman sólo aquellas decisiones que les granjean de inmediato la simpatía perentoria del contribuyente y les asegura una portada benevolente en los periódicos. Raras veces se atreven a tomar severas medidas estructurales, entre otras razones, porque el político coyuntural se siente más realizado en la próxima portada de «Cosmopolitan» que en la posibilidad de merecer algún día un puñado de desapasionadas líneas biográficas en cualquier enciclopedia. Que los suyos aplaudan su demagogia en un mitin lo consideran más gratificante que la incierta expectativa de que dos generaciones más tarde los ciudadanos reconozcan su honradez y su acierto por haberlos leído en un libro. Les ocurre como a los dirigentes del fútbol, que deciden sus gastos en función de armar con urgencia un equipo que les asegure el éxito en la liga que comienza, sin importarles que la ligereza de sus decisiones acaso destruya para siempre el futuro del club. Por eso Lincoln sale en los sellos y Zapatero se desvanece en las pancartas."


martes, 8 de septiembre de 2009

Metiendo presión... fiscal

Dice Leire Pajín, y corean al unísono sus compañeros, que la presión fiscal en nuestro país es de las más bajas de Europa, en concreto de un 32,8% del PIB. Sin entrar en si esa cifra es o no una barbaridad -el Estado detrae de la economía casi un 33% de su producción-, hay que empezar por negar la mayor. Esa manía de medir la presión fiscal como porcentaje de la recaudación sobre el PIB no es más que una falacia porque la presión fiscal la sufren los ciudadanos individualmente y no el PIB, que aunque siente y padece la política fiscal, no vota. Al menos que se sepa.

Imaginen que la presión fiscal medida en referencia al PIB fuera del 10%, pero que el 90% de la población no pagara impuestos y que toda la recaudación recayera sobre el 10% de los ciudadanos retrayéndoles el 90% de sus ingresos. Parece obvio que en ese supuesto la presión fiscal sería brutal, aunque usando la ratio de porcentaje sobre el PIB aparente ser muy baja.

Usemos ahora datos reales extraídos de la propia AEAT, que sólo proporciona datos hasta 2007. Centrándonos en el IRPF, en 2004 hubo 12,1 millones de declarantes que pagaron 45.794 millones y en 2007 13,4 millones que pagaron 65.384 millones. Es decir, aproximadamente un 10,7% más de contribuyentes pagaron un 42,8% más de impuestos. ¿Ha subido o ha bajado la presión fiscal?


sábado, 5 de septiembre de 2009

Allá ustedes

Ni la vieron llegar, ni saben convivir con ella y, además, andan todo el día queriéndola echar de casa. También dicen que será pequeña, moderada, temporal y limitada. No. No hablo de una hija díscola ni de una erección, sino de la crisis y de la subida de impuestos. ¿Alguien les cree aún? Aquí tienen, sin ánimo de ser exhaustivo ni remontarnos a fechas lejanas, algunas perlas de la claridad de ideas de nuestro gobierno.


"Es probable que lo peor de la crisis económica haya pasado ya" (Zapatero, 29 de Abril de 2009)

"En unas semanas se verán los brotes verdes de la recuperación" (Elena Salgado, 19 de Mayo de 2009)

"Lo peor ha pasado y no llegaremos a los cinco millones de parados" (Elena Salgado, 23 Mayo de 2009)

"En el desempleo hemos pasado lo peor" (Celestino Corbacho, 14 de Junio de 2009)

"Lo peor de la crisis ha pasado ya" (Zapatero, 17 de Junio de 2009)

"El paro empeorará en los próximos meses" (Celestino Corbacho, 27 de Agosto de 2009)

"Lo peor de la recesión económica y de la destrucción de empleo ha pasado" (Zapatero, 28 de Agosto de 2009)

"Lo más agudo de la crisis ha quedado atrás" (De la Vega, 3 de Septiembre de 2009)


¿Todavía creen que será pequeña, moderada, temporal y limitada? A la subida de impuestos me refiero, claro. Pues allá ustedes.


jueves, 3 de septiembre de 2009

Ni siquiera disimulan ya

De todo este galimatías del ya denominado PER nacional -del que sigo sin entender que ni siquiera se cuestione cuáles deberían ser las fechas de referencia-, me quedo con la frase de Llamazares: "a ver quién es el majo que se atreve ahora a quitar esta prestación en el futuro". Refleja claramente el faro que guía la mayoría de las decisiones de nuestros políticos. A ver qué gobierno tiene cojones de asumir el coste electoral que supondrá eliminar este nuevo pesebre indefinido, venía a decir con una sonrisa de oreja a oreja. Nada nuevo bajo el sol, pero ya ni siquiera disimulan.


miércoles, 2 de septiembre de 2009

Aunque sólo sea por demagogia

Ha dicho Santiago Moreno, portavoz del grupo parlamentario socialista en Castilla-La Mancha, que "en estos tiempos que corren, en los que hay gente que no tiene ni un salario, no debe haber nadie – aunque haya resquicios legales que lo permitan- que pueda cobrar por dos o por tres conceptos diferentes", en referencia a la solicitud de la señora Cospedal de renunciar a su sueldo de diputada regional. Y cabría añadir, para redondear su afirmación, que ni en estos tiempos ni en ninguno cuando se trata de sueldos públicos a políticos profesionales, disculpen la redundancia.

Alguien tendrá que aplaudir a este señor,¿no? O quizás mejor debiéramos esperar a que apliquen esa teoría a Bermejo, o a Solbes, o a Pajín, o a tantos y tantos otros de uno y otro lado. No es que eso vaya a arreglar mucho, pero un pequeño toque de decencia y ética en la vida pública no vendría mal. Aunque sólo sea por demagogia.


martes, 1 de septiembre de 2009

Sostenella y no enmendalla

Uno sigue sin entender que a la hora de decidir quiénes deberían tener derecho a los dichosos 420 euros se empiece a contar de delante hacia atrás. Si se trata de aliviar los graves problemas de quienes apenas tienen ingresos por haber agotado ya el desempleo y otros subisidios, la forma de priorizar debiera ser empezar por los casos más graves para terminar por los menos graves. Y eso implica necesariamente empezar por los que más tiempo llevan en esa situación y terminar por los que apenas hace días que lo están.

Esto, que es tan obvio que a uno le avergüenza tener que escribirlo, y que ha sido repetido hasta la saciedad por todos los medios de comunicación, es ignorado por nuestro gobierno. Se equivocó la primera vez por pura improvisación. Y se vuelve a equivocar ahora por pura soberbia. O por ineptitud, que uno nunca sabe qué es peor.