jueves, 31 de julio de 2008

Dudas existenciales (VII)

Si hay un enorme exceso de oferta de viviendas y el gobierno quiere comprar suelo para construir más, ayudando de paso de manera descarada a las inmobiliarias ¿por qué el Estado no negocia con los propietarios de una parte de esas viviendas un precio razonable? ¿no sería ésa una solución compatible con el libre mercado y exenta de intervencionismo? ¿no es una aberración construir más viviendas agravando el problema de la oferta?


miércoles, 30 de julio de 2008

Independentista, de izquierdas e imbécil



Cuando ha visto la que ha montado, rectifica y pide disculpas en su blog. Dicen que rectificar es de sabios, pero también dicen que la primera intención es la que vale o que los niños y los borrachos siempre dicen lo que sienten. Y los nacionalistas en caliente, también. Que cada cual se quede con el refrán que le apetezca.


Se llama Luis Suñé y pertenece a Izquierda Unida. Como ha borrado de su blog la imagen que ahora tanto le avergüenza, aquí al ladito la tienen para que no se nos olvide. Lo dicho, independentista, de izquierdas e imbécil. No necesariamente en ese orden, pero sí simultáneamente. Resulta curioso que insultara en catalán y pida disculpas en castellano.


Circulen con precaución: progresismo de pancarta suelto

Ayer se produjo la comparecencia del Ministro Miguel Sebastián en el Congreso para presentar un conjunto de medidas tendentes a reducir el consumo energético.

Según se dice en la nota de prensa, estas medidas "están motivadas por el nuevo escenario que se deriva de la escalada del precio del petróleo de los últimos tiempos". De entre las treinta y una medidas propuestas, unas son interesantes y razonables, otras son puramente intervencionistas, como la limitación de la temperatura interior de edificios climatizados, y otras más efectistas que efectivas, como el reparto gratuito de una bombilla de bajo consumo en 2009 y otra en 2010. Pero el objeto de este artículo no es el análisis de esas medidas, sino la constatación de una ausencia.

Siendo la escalada de los precios del petróleo la que ha motivado este plan, resulta desalentador que no se haya planteado, no ya la posibilidad de construir centrales nucleares, sino ni siquiera la propuesta de un debate serio al respecto. Y la cuestión no es baladí, porque muy probablemente estemos perdiendo un tiempo precioso. Poner en marcha una central nuclear necesita en torno a doce años desde que se toma la decisión de su construcción. Ciertamente, la energía nuclear tiene riesgos, aunque sean cada vez menores, ¿pero es que los riesgos de nuestra enorme dependencia de los combustibles fósiles no son mucho mayores? ¿es que pensamos que estamos a salvo de un improbable desastre en el país vecino, al que por cierto le compramos electricidad de origen nuclear, simplemente porque nosotros no tengamos centrales? ¿alguien se imagina que se redujera drásticamente el suministro de petróleo, bien por una guerra, bien por decisiones políticas, bien por agotamiento de las reservas naturales? ¿cómo transportaríamos las mercancías o los alimentos, cómo generaríamos electricidad, cuántas empresas irían a la quiebra, cuántos años retrocederíamos en nuestro bienestar, quién sería capaz de controlar el caos resultante?

¿Que soy pesimista? ¿Es que se puede ser otra cosa con estos gobernantes?


martes, 29 de julio de 2008

Al maestro del trile y la trola, no le pilla el trole

Sólo han hecho falta poco más de setenta y dos horas. Lo dije aquí: "...con los antecedentes de nuestro presidente -incumpliendo un pacto por escrito propuesto por él mismo y mintiendo durante todo el proceso de negociación-, no sería descartable ese final dialogado por el que suspira la señora Azkarate"

Dijo ayer Josu Erkoreka -sí, ése que quería meter a los cabestros en los corrales y dejar sueltos a los bravos ¿les suena la alegoría?-, que nuestro presidente le aseguró que en su pacto con Rajoy "no hay ningún pronunciamiento explícito que descarte de manera expresa la idea del fin dialogado" de ETA, una vez que la banda abandone las armas. Fíjense que todos, incluido el PNV que declaró su no adhesión al nuevo pacto por no contemplar ese final dialogado, daban por hecha la exclusión del diálogo como solución. Por tanto, parece que el presidente vuelve a escena como ese trilero de la palabra que nunca ha dejado de ser.

Como fue un tercero quien puso en boca de Zapatero esas palabras, he preferido esperar a que alguien del gobierno desmienta, confirme o matice lo dicho. Silencio absoluto. Y como quien calla otorga, queda claro que cuando hablan de derrotar a ETA mienten. ¡Hombre, dice que dialogará cuando ETA abandone las armas, que eres un pelín tiquismiquis, tabernero!, podrá pensar alguien.

¿Y por qué voy a creer a quien de nuevo ha mentido? ¿O a quien dijo que había verificado la voluntad de ETA de dejar las armas? ¿O a quien se niega a derogar la resolución parlamentaria que avaló la negociación, rendición más bien, con ETA? ¿Por qué sigue lanzando inequívocas señales a los asesinos de que al final obtendrán concesiones, sean políticas o judiciales? Y si no es así ¿de qué se va a dialogar si abandonasen las armas? ¿Tan inepto es que no se percata de que eso es un balón de oxígeno para los terroristas, que les permite seguir matando convencidos de que obtendrán un tratamiento más benévolo que el de cualquier otro asesino?


lunes, 28 de julio de 2008

Parecer o perecer

No saben de sus eternas jornadas en aquella oscura oficina, ni de su mísero salario, ni de la última versión del Explorer que se cuelga cada seis por nueve, ni de sus obesos dedos porrones que no están hechos para aporrear catorce horas seguidas los teclados de esos diminutos PC de última generación. Él se avergüenza de su trabajo, pero no le gusta mentir. Y aunque su tez macilenta y la permanente mirada extraviada les haga sospechar, él les dice con una sonrisa que se pasa todo el año navegando con los pececillos. Porque no le gusta mentir. Sólo por eso. Ellos le envidian por lo que parece y él llora por lo que no es.


Orondo Olvido y Flaca Memoria, felices padres de políticos mediocres

El artículo con el que se abrieron las puertas de esta taberna, hace ya casi año y medio, hablaba del inminente cierre de la factoría de Delphi en Puerto Real. Casi tres meses después, este asunto volvió a protagonizar otro artículo.

Hoy, un año después de que se hiciera efectivo el cierre de la factoría, seguimos sin conocer las respuestas a las preguntas -algunas de ellas retóricas, debo reconocerlo-, que me hacía en aquellos artículos. Pero lo que sí sabemos es que ni uno sólo de los trabajadores ha sido recolocado. Que, a pesar de estar en el paro, no están contabilizados como parados, instalados como están en ese limbo estadístico denominado Demandantes de servicios previos al desempleo. Que, a sumar a los millones que irresponsablemente se le entregaron a Delphi en su momento, hay otros noventa que el Gobierno central y la Junta de Andalucía se han gastado hasta ahora en la recolocación de los que aún no están recolocados.

¿Y aquí no pasa nada? ¿Nadie dimite? ¿Nadie da explicaciones? ¿A nadie se le exigen responsabilidades, incluso judiciales? ¿Dónde está la oposición? ¿Dónde la sociedad civil? ¿Dónde el dinero que se le pagó a Delphi para mantener los puestos de trabajo? ¿Quién negoció esas subvenciones? ¿En qué condiciones?


viernes, 25 de julio de 2008

Invita la casa. Hoy: La lengua y los mediocres

Lo escribió Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional de la UAB, en La Vanguardia el 26 de Junio de 2.008. Como sabéis, no suelo reproducir en la taberna textos íntegros, sino algunos extractos que me parezcan interesantes, informando al mismo tiempo del enlace correspondiente para quien quiera acudir a la fuente. En este caso, como el enlace al artículo completo en el mencionado periódico -a pesar de haber pasado más de un mes-, es de pago, por su interés lo reproduzco completo en la taberna. Espero que nadie me demande, que está la cosa que arde. Ahí va:


Como suelo dar mis clases en catalán, lamentablemente no tengo alumnos de Erasmus, ese programa para estudiantes extranjeros que facilita el intercambio entre estudiantes de la UE. Sin embargo, en cierta ocasión, al finalizar la primera clase del curso vinieron a verme un grupo de estudiantes europeos. Me dijeron que la facultad les había asegurado que yo daba la clase en castellano y por ello se habían apuntado a mi grupo. Efectivamente, la profesora encargada de informarles cometió un error. Yo arreglé las cosas diciéndoles lo que me pareció más natural y sensato: “No se preocupen, a partir de ahora utilizaré el castellano, lo importante es comunicarse bien, no el instrumento que se usa para comunicarse”.

Al cabo de unos días, hablando con estudiantes holandeses y suecos les pregunté ingenuamente por algo que me suscitaba curiosidad: “¿Los alumnos Erasmus que van a sus países conocen el holandés y el sueco como para entender a los profesores en clase?”. Sonriendo, me respondieron que obviamente no, casi ningún erasmus tenía idea del holandés o sueco, pero más de la mitad de las clases se impartían en inglés dado que los profesores procedían de países muy diversos y el inglés se había convertido en la lengua vehicular común. Me sentí bastante ridículo y provinciano al escuchar esta respuesta. Debía dar por supuesto que las autoridades universitarias de estos países eran personas cultas e inteligentes, preocupadas por el conocimiento y no por el vehículo en el que se trasmite, interesadas en atraerse a los mejores profesores, aunque hubiera que ir a buscarlos más allá de las estrechas fronteras de sus países.

Pues bien, en Catalunya estamos en las antípodas de esta posición, nuestras autoridades políticas y universitarias tienen todavía la mentalidad de otros tiempos. Como ha informado este periódico, las universidades catalanas aprobaron en el seno del Consell Interuniversitari de Catalunya, la propuesta del Govern de la Generalitat según la cual a todos los nuevos profesores, o a los antiguos que pretendan ascender en su carrera académica, deberá exigírseles el nivel C de catalán. De este acuerdo se ha desmarcado mi universidad, la Autònoma: ¡felicidades, rector y equipo de gobierno!

Recordemos que el nivel C de catalán implica un conocimiento perfecto de la lengua, de su ortografía y sintaxis. Tras él, solo queda el nivel D, que muy pocos poseen, exigible tan sólo a especialistas para que realicen funciones lingüísticas muy específicas, trabajos de traducción o corrección gramatical. ¿Tienen tanto atractivo nuestras universidades como para que profesores del resto de España o de países extranjeros hagan el esfuerzo de obtener el nivel C? Evidentemente, esto disuadirá a muchos universitarios de venir a Catalunya. Ya sucede ahora, desde hace años, y no sólo en la universidad, sino también en otras profesiones: médicos, notarios, jueces, fiscales, altos ejecutivos. Nunca en Catalunya había habido carencias en estas profesiones, por el contrario las plazas estaban siempre muy buscadas. Sólo ahora, las fronteras lingüísticas nos aíslan y empobrecen.

Pero cuidado: la culpa no es del catalán, la culpa es de la política lingüística, de los excesos que el fanatismo comete en nombre del catalán.

La sociedad catalana, en su inmensa mayoría, es bilingüe y tolerante. Asimismo, excepto algún intransigente, los que aquí se desplazan para vivir y trabajar se esfuerzan en comprender -hablarlo, a cierta edad, ya es otra cosa- rápidamente el catalán, sobre todo si son personas con una mínima base cultural. En definitiva, en la sociedad no hay problemas. El problema está en una política lingüística mal enfocada y, como es el caso de la universidad, en ciertos intereses inconfesables. Lo ha dicho con exactitud el profesor Joaquim Molins, en referencia al caso que nos ocupa: “Lo que quiere la gente mediocre de las universidades catalanas es restringir la competencia. Poner tantos obstáculos como sea posible para evitar que gente del resto de España o extranjeros les quiten sus plazas. Esto es lo que subyace en esta decisión. Y si hay un lugar donde la movilidad es fundamental es en la universidad”.

El catalán, como dijo hace años un poeta conservador, es un vaso de agua clara, es decir, debe mantenerse vivo, con las ayudas e incentivos necesarios, pero con naturalidad, coexistiendo en paz con el castellano, como siempre había sido en Catalunya. La lengua debe ser un elemento de comunicación, no un elemento de identidad excluyente que nos enfrente unos a otros. El filósofo Fernando Savater ha encabezado un manifiesto -al que en pocas horas nos hemos adherido más de 40.000 ciudadanos- lleno de sentido común, espíritu de tolerancia y sensatez. Mientras, la Generalitat hace cosas insensatas: se pelea con Madrid por una miserable tercera hora de castellano a la semana en las escuelas, exige el nivel C a los profesores de universidad y, ya en el colmo del surrealismo, no renueva la licencia a una radio cultural extremeña ¡por no emitir emisiones en catalán!

La Catalunya tolerante y cívica debe reaccionar, en lugar de callarse, mientras los fanáticos y los mediocres nos van hundiendo en una visible decadencia.


Autorretrato con fundido en negro

Aquí tenemos un nuevo autorretrato de la indecencia del gobierno vasco y de los partidos que lo sustentan.

Por un lado el gobierno, que a través de su portavoz Miren Azkarate, ha afirmado que no comparte el acuerdo alcanzado entre PSOE y PP para acabar con el terrorismo porque "supone renunciar al final dialogado de la violencia". Nunca he estado de acuerdo con la negociación y el diálogo para que unos delincuentes dejen de delinquir. Tampoco cuando los propios delincuentes están predispuestos a él como una posible vía de solución, así que imagínense si ni siquiera lo están. Ya sé que esta señora se pasa mi opinión por el forro de su enanez mental. No esperaba menos. De todas formas, que no desespere, porque ni el pacto se ha hecho por escrito, ni en él se dice que el objetivo último es la derrota de ETA. Con los antecedentes de nuestro presidente -incumpliendo un pacto por escrito propuesto por él mismo y mintiendo durante todo el proceso de negociación-, no sería descartable ese final dialogado por el que suspira la señora Azkarate.

Por otro lado, Mikel Arana, portavoz de Ezker Batua, afirma que el acuerdo "no tiene como fin último acabar con el terrorismo, sino destrozar el tripartito vasco". A ver Mikel, a ver. Que se trata de encarcelar a los asesinos. ¿Hay alguno en el tripartito? No seas tan narcisista, hombre, y tómate la medicación.

Y finalmente, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, que no se sumará al acuerdo por estar basado "sólo en las vías policiales y judiciales, dejando fuera los objetivos de la reinserción y la convivencia". Que digo yo, que para reinsertarlos habrá antes que desinsertarlos ¿no? Que cuando nuestra Constitución, que por cierto el PNV no aceptó en su día, dice que las penas privativas de libertad estarán orientadas hacia la reeducación y la reinserción social, no quiere decir que ése sea su fin último, como algunos pretenden. Cuando el Estado decide que alguien debe ir a la cárcel, lo hace para proteger a la sociedad y para enviar señales inequívocas a los delincuentes. Y si puede hacerlo recuperándolo después para la convivencia, miel sobre hojuelas. No ponga usted el carro delante de los caballos, señor Urkullu, que ni siquiera es del mismo Bilbao.


jueves, 24 de julio de 2008

Ni independiente, ni imparcial. A mí, plin.

A mí, la verdad, el asunto como tal no me interesa lo más mínimo. Ni lo seguí en su momento ni me importa si Gómez de Liaño prevaricó. Ya estoy acostumbrado a que, cuando entre poderosos anda el juego, el brillo de las navajas alumbre los oscuros callejones.

Así que, de este culebrón, sólo me interesa subrayar dos cuestiones. La primera, que el cada vez más deslegitimado sistema judicial de nuestro país ha vuelto a quedar en entredicho. La segunda, que los poderosos son cada vez más inmorales, zafios y maleducados.

En cuanto a lo primero, resulta que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha fallado a favor de Gómez de Liaño en la demanda que éste interpuso contra el Estado español, constatando que no tuvo un juicio independiente e imparcial. Y además por unanimidad. ¿Tanto hubiera costado admitir las recusaciones que Gómez de Liaño planteó en su día a la Sala del Tribunal Supremo que lo juzgó y borrar de un plumazo cualquier sospecha posterior de parcialidad y falta de independencia? ¿Puede el sistema judicial de un país soportar el desprestigio que en los últimos años está sufriendo el nuestro sin que, tarde o temprano, salte por los aires uno de los pilares en los que se asienta nuestra mediocre democracia?

En cuanto a lo segundo, resulta patético y triste leer el editorial de El País titulado Prevaricó; claro que sí, escrito o mandado escribir por la otra parte. Es cierto que el Tribunal Europeo no anula la sentencia del Tribunal Supremo, pero a la vista de su categórica afirmación de que el condenado no tuvo un juicio independiente e imparcial, lo que en el mejor de los casos siembra la duda sobre la rectitud de la sentencia ¿no sería más razonable poner en duda la legitimidad de la condena por prevaricación o, cuando menos, no sacar pecho defendiendo una sentencia dictada por unos jueces tachados de parciales por un tribunal internacional y por unanimidad? Pues no parecen pensar así en PRISA. Y no sé por qué me extraña que no tengan sentido del ridículo. El duro editorial se aleja de la prudencia a la misma velocidad con la que se acerca a la arbitrariedad. Sitúa ciertos intereses personales por encima de la credibilidad del propio medio. Y aunque un editorial no deja de ser un artículo de opinión ¿alguien es capaz de creer en la honestidad intelectual de lo escrito en el resto del periódico tras leer uno de ese tenor?

Y una última consideración. ¿Para qué sirven estos tribunales internacionales si después de confirmar que no hubo un juicio justo, el Estado del país correspondiente no está obligado a repetirlo?


miércoles, 23 de julio de 2008

Mayor o igual que

Leo en la prensa que el 60 por ciento de los matemáticos en España son mujeres y que esa cifra se incrementa hasta el 70 por ciento si hablamos de estudiantes. ¡Bien! ¡Por fin voy a poder ligar sin que me llamen rarito!

Bromas aparte, ya veis cómo las mujeres de hoy en día se bastan y se sobran ellas solitas para hacerse un hueco en este mundo que, según dicen, es de hombres. Que yo, la verdad, nunca he entendido muy bien por qué quieren ser iguales que nosotros, con la de pelos que tenemos los tíos por todo el cuerpo y lo guapas que están ellas siendo distintas. Claro que siempre hay algún bucéfalo que piensa que distinto es sinónimo de inferior. Pero a éstos no hay que hacerles mucho caso porque son los mismos que, con sonrisa bobalicona, piensan que bucéfalo es sinónimo de tener un balano que no cabe en la mano. Por aquello del falo. Ya me entienden. Salvo que ustedes también sean bucéfalos.

Así que, para que las queridas parroquianas que visitan esta taberna puedan lucirse mostrando palmito cerebral, ahí van un par de entretenimientos matemáticos. Ligeritos, que hace mucho calor.

Uno. Si un vehículo va de A a B a 30 km/h ¿a qué velocidad tendrá que hacer el trayecto de B a A para que la velocidad media del recorrido de ida y vuelta, A-B-A, sea de 60 km/h?

El otro. Si una raqueta y una pelota de tenis cuestan en total 1,1 euros y hemos pagado por la raqueta un euro más que por la pelota ¿cuánto cuesta la pelota?

No vale hacer trampas y preguntarle a la vecina del tercero que está en quinto de Ciencias Exactas.


domingo, 20 de julio de 2008

Destino obstinado

Cuando paseaba por aquel frondoso bosque y se encontró con siete enanitos, supo que el destino nunca le permitiría ser libre. ¿Para eso he estudiado dos carreras y tres másteres?, se preguntó Blanca mientras una lágrima acariciaba su hermosa piel de ébano.


Qué será, será...

Nuestro presidente ha afirmado en la clausura del XI Congreso del PSC que "sólo aquellos que ven el debate de financiación como una competición, y que por tanto tienden a la rivalidad o la división, son los que no tienen una visión común. No es necesario que nadie pierda, porque podemos hacer que todos ganen. Que todos ganen

Pues en cuestiones de financiación, para que todos ganen, es condición necesaria, aunque no suficiente, que todos reciban más dinero del que recibían hasta ahora. Y eso sólo se puede hacer de tres formas. O se incrementan los ingresos totales -que en periodo de crisis es sinónimo de subir impuestos-, o se endeuda el Estado -es decir, emite deuda pública-, o se recortan gastos de la Administración central para repartir ese ahorro entre las distintas autonomías.

O eso, o sólo es una mentira más. Sólo eso.


viernes, 18 de julio de 2008

Cuento: De cadencias y de generaciones

Su amor incondicional por ellas terminó por quebrarse. Todo empezó como un juego inocente, pero pronto comenzó a maltratarlas, mutilándolas y disfrazándolas de vulgaridad. Algunas madrugadas, con la lucidez momentánea de la mala conciencia, les pedía perdón. Lloraba y les juraba amor eterno, recorriendo con los dedos de su imaginación aquellos sensuales cuerpos hasta arrancarles, entre jadeos sudorosos, prodigiosos versos y prosas virtuosas.

Pero un día se rebelaron. Lo abandonaron a su suerte. Primero, las más hermosas. Después, las más alegres. Y así, unas tras otras, hasta que sólo quedaron las más simples e indolentes. Obligado ahora a expresarse con inexpresivos monosílabos, recordaba con profunda tristeza cómo sus palabras se volvieron contra él. Nunca debió comprar aquel móvil de última generación, ni aprender a enviar sms, ni instalar el messenger, ni registrarse en cuantos chats tuvo a su alcance.


miércoles, 16 de julio de 2008

El rubor blanquecino de la desvergüenza

Lo ha repetido con la ingenua desfachatez de la que hacen gala los irresponsables. Palabra por palabra. Ha vuelto a decir nuestro presidente que "el pesimismo jamás ha servido para crear un sólo puesto de trabajo". Y le ha aplaudido entusiasmada su cohorte de palmeros de alquiler. Lo mismo dijo a finales de Mayo, pero su optimismo enfermizo -¿o es una pose más?-, y sus mentiras, tampoco han servido para retorcerle el brazo a la realidad. Por desgracia para todos.


El berrintxe de Ibarretxe y sus compintxes ¡Que relintxen y se txintxen!

Clara ya a estas alturas mi postura sobre la cuestión, o eso espero, sólo cabe añadir que a la estupidez nacionalista de Ibarreche y su gobierno se sumó ayer su analfabetismo jurídico y democrático.

Afirmar que el recurso de inconstitucionalidad planteado por el gobierno del Estado -y por el PP, no lo olvidemos-, "constituye un ataque directo a nuestra autonomía y la suspensión de hecho de nuestro autogobierno..." debería ser suficiente para que a este impresentable lo corrieran a gorrazos por las calles del pueblo.

¿Desde cuando el poder legislativo, tanto autonómico como estatal, está por encima de la legalidad y del sistema jurisdiccional? ¿Es que recurrir la constitucionalidad de cualquier norma es limitar la autonomía de quien la promulga? ¿Qué concepto tienen Ibarreche y su rebaño de asilvestrados de la democracia, si piensa que lo que decide la mayoría, únicamente por serlo, es legal? Si hubiera sido un particular el que hubiese recurrido, que podría hacerlo, ¿también hubiese sido un ataque a su autonomía y a su autogobierno?


martes, 15 de julio de 2008

El desleal fiel de la balanza

Y ahora que ya están publicadas las balanzas fiscales y confirman lo obvio, a saber, que los más ricos, sean ciudadanos o comunidades autónomas, tienen déficit en sus balanzas fiscales y viceversa, ¿qué hacemos?

Porque no nos engañemos -ni nos engañen-, la exigencia de publicación de las balanzas fiscales por parte de los nacionalistas nada tiene que ver con la transparencia, sino con la aparición de una nueva y potente herramienta populista al servicio del nacionalismo. Es fácil arengar a las masas al grito de ¡los españoles están expoliando nuestro país! Fácil, efectivo y efectista.

El analfabetismo económico de la población, alentado desde los distintos niveles del Estado, junto con el progresismo de mesa camilla, fomenta esa contradicción consistente en que un ciudadano considere justo que quien más rentas obtenga, más aporte a la Hacienda Pública para su posterior redistribución, sin plantearse siquiera las causas que hacen diferentes las rentas de unos y otros, mientras que, y aquí está la contradicción, consideran un expolio esa misma situación cuando de comunidades autónomas se trata, preguntándose, ahora sí, por qué unas son más ricas que otras. Y respondiéndose, de momento en voz baja, que las regiones más pobres lo son porque sus ciudadanos son unos parásitos y sus políticos unos derrochadores.

Que no digo yo que no haya algo de eso -y se me parte el alma al decirlo-, pero quienes eso afirman, olvidan que una porción nada despreciable de su prosperidad y del privilegio de viajar instalado en su círculo prodigioso, mientras que a algunos nos mantenían en nuestro círculo vicioso, se ha debido a causas exógenas (más sobre estos asuntos, en la bodega de la taberna).

Y todo ello, al margen de los matices que, a buen seguro, añadirían al análisis el cálculo de las balanzas comerciales interregionales o de la Seguridad Social. Y obviando también las dificultades técnicas que tiene el cálculo de las balanzas fiscales que, si bien no cambiarían el signo de cada una de ellas, sí alterarían el volumen de los déficit o superávit fiscales.


Carta de naturaleza

Querida L:

Como no he sido capaz de confesártelo asomado al balcón de tus dulces reproches, he decidido escribir esta carta. Ciertas son tus sospechas. Después de tanto tiempo, aún sigo dudando. Es curioso. Nos conocemos desde hace veintiocho años, aunque seguramente quise quererte ya antes, y desde entonces, por alguna extraña razón, la duda se instaló en mí. No es tuya la culpa. Algunas veces me veo, a escondidas y abochornado, registrando tu cartera. Sé que no está bien, pero me avergüenza aún más admitir mi desazón. Ni siquiera después de que aquel juez decidiera, diez años más tarde, que a partir de entonces seríamos marido y mujer -¡como si a mí me importara su opinión...!-, quedé curado de incertidumbre.

Ayer volví a hacerlo. Podía habértelo preguntado sin más.¿Otra vez? Pero no. No lo hice. No quise que supieras que seguía siendo incapaz de repudiar a la duda. Cuando vi el bolso abierto sobre la mesa, no pude resistirlo. Nervioso, saqué tu cartera. En la segunda planta, sobre la madera del primer peldaño, sonaban ya tus pasos. Como un heraldo que anuncia la llegada de su graciosa majestad. Encontré lo que buscaba. Volví a guardarlo, temblón y torpe, en el mismo compartimento que mis nervios habían encogido de repente. Antes de que tus pies, que ya se intuían por entre los barrotes de la barandilla, te apearan junto a mí, todo quedó de nuevo en su sitio. Bueno, todo menos la duda. Aquella fecha en el dni la disipó. ¡Tu cumpleaños era, es, el quince de Julio y no el veinticinco! ¡Maldita sea! Nunca entenderé por qué todos los años, desde que te conozco, brinco angustiado entre esas dos fechas sin saber en cuál posarme definitivamente. Nada pasó en mi vida un veinticinco de Julio que me haga confundirlas. Al menos nada más importante que tu principio.

Pero es lo que tiene que todos los días a tu lado sean especiales ¿cómo distingues unos de otros, tan iguales y tan mismos? Sé que la costumbre es felicitar a quien los cumple, pero a estas alturas ya tendrás noticia de mi alergia a lo políticamente correcto. Así que permite que me felicite tu cumpleaños y que seas tú la regalada. Aunque sólo sea porque siempre hueles a ti. Porque tu mirada me sigue refrescando en sus verdes aguas. Porque aún se te emociona la piel cuando me intuyes inmediato. Porque nunca exiges nada. Por todo eso, porque te quiero y por este cobarde egoísmo mío, que necesita que cumplas muchos más. Que siempre cumplas uno más para que mi lunario no te alcance. Para no tener nunca que olvidar tu ausencia. Para que jamás me falte tu sonrisa. Para que te quedes tú cuando, al final de nuestro aún lejano invierno, juguemos al escondite por última vez.

Tal día como hoy, diecisiete años antes de conocernos, comenzaste tu viaje por la vida. Me felicito por ello. Gracias por regalarte a mí todos los días. Hoy estás un año más hermosa.



Sevilla a veinticinco quince de Julio de 2008


P.D.: Cariño, como esta mañana cuando me marché aún estabas dormida -¡y tan guapa!-, te recuerdo que hoy sí voy a comer a casa y que luego, por la tarde, vamos a Mediamarkt a comprar el aparato de la cera para que el niño se quite los pelos de las piernas. ¡Valiente mariconada!. ¡Ah! Y que el regalo, el de verdad, se me ha olvidado comprártelo, pero como sé de tu desapego por lo material -así me lo dicen los extractos bancarios-, estoy seguro de que no te importará.


lunes, 14 de julio de 2008

Cuento: Sobredosis

Levantó la vista del último, se quitó las pequeñas gafas de lectura y las dejó lentamente sobre la mesa con la mirada posada en el silencio. Sólo cuando oyó el golpe seco y metálico sobre el suelo, se percató de que la mesa del salón había desaparecido. Y el viejo televisor. Y los cuadros. Y las paredes. Sólo quedaban, levitando en el aire, aquellos cientos de exámenes que acababa de corregir. Y también ella, sentada sobre el mullido vacío. Alrededor, un nada por aquí y un nada por allá de mago mediocre. Entonces recordó lo que le susurró con desprecio aquel extraño alumno y comenzó a preocuparse. ¡Cuando corrijas los exámenes, lo vas a flipar, tía!


domingo, 13 de julio de 2008

De principios va la cosa

Reconozco que tengo debilidad por él. No puedo evitar leerle sin que me recorra un escalofrío de emoción a lo largo de la columna vertebral, que casi siempre termina pellizcándome el nervio de la risa. Reír por no llorar que diría aquél. Pepiño -enhorabuena, machote, por confirmar la excepción al famoso principio de Peter-, dice en su blog que duda de la buena fe y honesta intención "de los que están utilizando políticamente el Español", en clara referencia al manifiesto por la lengua común. ¿Y qué hacen si no todos los políticos, más que utilizar las libertades individuales de los ciudadanos como moneda de cambio?

Abunda en esa tesis, fiel a otro principio, el de acción-reacción, una tal Federación de Asociaciones de Escritores Galeusca en un contramanifiesto en el que demuestran que ni saben escribir -"las escritoras y los escritores gallegos, vascos y catalanes PROCLAMAN nuestra voluntad..."-, ni se han leído el manifiesto -"el Manifiesto parte de una premisa que no se corresponde con la realidad, ya que en ningún caso el castellano corre ningún peligro en todo el territorio del estado..."-, ni interés en hacerlo parecen tener.

El manifiesto, que publicité en esta taberna y que firmé, no habla de lenguas, ni de homogeneización, ni de centralismo, ni de imposiciones, sino de respeto por las libertades individuales y de la obligación de garantizarlas por parte de las distintas instancias del Estado. Lo que a mí me importa no es si una lengua está o no en peligro, sea el castellano o el catalán, sino si lo está el derecho de los ciudadanos a recibir la enseñanza en cualquiera de las lenguas oficiales existentes en cada comunidad autónoma, o si en las relaciones particulares entre personas, sean físicas o jurídicas, cada cual puede usar la lengua que le dé la gana sin ser coaccionados por quienes deberían velar por sus libertades individuales. Que ya resulta curioso que hablen de "...similitud de tesis de la etapa franquista..." quienes imponen en qué idioma se debe rotular un comercio o deben estudiar sus ciudadanos.


miércoles, 9 de julio de 2008

Extinta

Añoraba cuando yacía indeleble sobre aquella fina urdimbre de árboles muertos gozando dar vida al pensamiento. Cuando el cálamo saciaba su sed en ella y regurgitaba elegantes trazos indoloros. Nada que ver con el dolor del frío acero con que aquella Underwood tatuaba a golpes el papel con monótona precisión.


(Especialmente dedicado a Pilar, que es un punto... de cruz)

martes, 8 de julio de 2008

Por alusiones

Era la cuarta colilla en apenas media hora. Tras la última calada, la aplastó con su mugriento pie desnudo cuando ya el filtro amenazaba con desaparecer engullido por entre los huecos de sus dos únicos dientes. No sintió nada. Ni siquiera algún dolor que le recordara que aún estaba viva. Otra noche sin morir. Otro sinvivir que amanecía.

¡Coooorteeeeen!¡Fantástica la escena!, gritó el director. !A ver, que le maquillen otra vez los pies para un primer plano! ¡Y la mugre de la cara! ¡Esos dientes, los quiero más amarillos y sucios! ¡Las ojeras y las costras en la piel, repasadlas! ¡El pelo más pringoso y las uñas con más roña! ¡Que el espectador sea capaz de palpar ese olor nauseabundo! ¡De oler el asco! ¡Repetimos toma en cinco minutos!, siguió gritando.

Encendió la última colilla mientras observaba la escena desde el otro lado de la calle, acurrucada entre los cartones sucios de su hogar errabundo. Un angosto sendero de límpida piel se perfiló mejilla abajo, surcando profundos valles hasta perderse en el horizonte, allá donde la comisura de sus labios confundía cielo y tierra. Como si quisiera beberse la amarga negrura que arrastraba esa última lágrima delatora. Verse reflejada en el espejo de aquellos gritos que hablaban de ella sin saberlo, le hizo añorar otros tiempos. Por primera vez entendió que debía hacer algo. Empezar de nuevo. Buscar trabajo. Y comenzaría por hablar con aquel director que esperaba, inquieto, con su taza de café humeante en la mano, a que terminaran de falsificar a la protagonista. Como si una ficción de la realidad pudiera mejorar el original.


lunes, 7 de julio de 2008

Examen final

Le sudaban las manos. Treinta años antes, aquello sólo hubiera sido un simple trámite. Un examen más. Claro que entonces, su vida estaba presidida por el orden y el estudio. Por el respeto al trabajo y al esfuerzo. Hasta que un día, el placer se mudó al sótano de su monótona existencia. A horcajadas, espoleó el tiempo, que resoplaba exánime por la falta de costumbre.

¿Mereció la pena, a pesar de aquel final? Necesitaba pensar que sí. Había dejado de creer hacía mucho tiempo cuando, treinta años antes, colgó los hábitos en aquel convento de clausura. Ahora, en su lecho de muerte, le sudaban las manos mientras hacía examen de conciencia y rezaba. Por si acaso. Nunca se sabe si habrá aprobado general.


sábado, 5 de julio de 2008

Made in Germany

Su tenacidad, sólo comparable al despiste en que habitaba, le permitió abrir la puerta de su apartamento tras varias horas bregando a brazo partido con la dichosa cerradura. Sudorosa, entró y tiró las llaves con desdén sobre la mesa del salón. Al mirarlas, dio un respingo. Una triste sonrisa de incredulidad y asombro pellizcó su cara mientras sus ojos parecían querer fundir la estrella de tres puntas sobre cuero repujado. Aquéllas eran las llaves de su Mercedes descapotable.


viernes, 4 de julio de 2008

Invita la casa. Hoy: Mero de ando a la parrilla

No es lo mismo un lenguado de estero, que un mero de ando. Lo primero es una exquisitez culinaria cuando se hace a la parrilla con su punto de sal, un chorrito de zumo de aceituna y se riega antes, durante y después del festín, con un Mioro Privilegio del Condado bien frío. Lo segundo, si lo ponemos en brocheta, bien prietas las letras, es algo más indigesto. Sobre todo para la SGAE.

El propietario del blog Merodeando, Julio Alonso, ha sido condenado en primera instancia por atentado contra el honor de la SGAE. Aquí tienen toda la información necesaria, con la historia que les permitirá hacerse una idea del asunto, si es que no lo conocían.

Como la información es abundante, incluyendo el enlace a la sentencia, sólo me voy a detener en una cuestión que retrata con claridad a la SGAE. Resulta que en una entrevista, Julio Alonso afirmó que iba a colgar el vídeo de la vista oral en su blog. Esto provocó un escrito de los abogados de la SGAE dirigido al juzgado para que apercibiera al demandado y le impidiera hacerlo. Entre los argumentos empleados para ello, cabe destacar la afirmación de que el único objeto de la difusión pública de la vista es "...poner en entredicho el buen nombre y el proceder de la Sociedad General de Autores y Editores, y de los profesionales que la representan". ¿Cómo puede la verdad de lo sucedido, reflejada en la grabación de una vista pública, poner en entredicho el buen nombre de la SGAE? ¿Qué tienen que ocultar? Y no se pierdan la respuesta judicial dada por los abogados de Julio a ese requerimiento.

El resto, si quieren y les interesa, se lo leen ustedes, que material hay de sobra. Y suerte a Julio, porque en la suya va parte de la nuestra. Y porque tiene razón.


miércoles, 2 de julio de 2008

Será que la noche (de los tiempos) les confunde

En el vídeo de bienvenida de Zapatero al congreso del partido: "El PSOE es un partido que se confunde con la historia de España". No tengo la más mínima duda de que la frase no ha sido elegida al azar. El posible doble sentido de la misma no ha podido pasar desapercibido al aparato de propaganda del partido.

Si llevo razón malo. Si no la llevo, peor.

martes, 1 de julio de 2008

Vaga existencia

No dejaba vivir ni un minuto. Se creía superior al resto por salir indemne de tanto asesinato estéril. Todos le juzgaban. Nadie podía condenarlo. Cuando la cabeza se posó con desgana sobre el brazo del viejo sofá que acunaba la pereza de su cuerpo eternamente recostado, supo que acababa de abatir al último. Y que de tanto vivir matando el tiempo, el tiempo se le murió. Y que el tiempo muerto usaba reloj de sol.


Verdades, mentiras y estadísticas


La mentira, cuando no queda constancia de ella, puede negarse cuando convenga. Esa precaución, al margen de la valoración ética que nos merezca, indica que el autor de la mentira tiene la necesidad de protegerse ante una posible acusación posterior. La ausencia de pruebas suele ser el manto con el que se cubre la insidia.

Cuando la mentira se pone negro sobre blanco, o su autor es tan torpe que merece quedar en evidencia, o se siente tan impune que está ya instalado en el despotismo.

Lean la referencia del Consejo de Ministros que aprobó la Orden Ministerial que actualiza las tarifas eléctricas a partir del 1 de Julio. En ella se dice que se "propone un incremento del 5,6 por 100 de media de la tarifa eléctrica". También se indica que los primeros 12,5 kwh al mes no tendrán coste y que esa cantidad "se sitúa en torno al 10 por 100 del consumo de un hogar tipo".

Pues bien, comparando el importe por kwh consumido antes y después de la subida, el incremento tarifario en función de la potencia contratada es el que se muestra en la tabla 1. Si no hubiese un tramo de 12,5 kwh al mes sin coste, la subida sería la que refleja esa tabla. La existencia de esa exención, como sucede con los impuestos, introduce una cierta progresividad que implica que el importe unitario por kw consumido varíe en función del consumo. Para aquellos que siempre suspendieron las matemáticas, esto significa que para una potencia contratada de 3 kw, quien consuma 13,5 kwh al mes paga el kw a 0.0079 euros (0,107994/13,5) y quien consuma 80 kwh al mes lo paga a 0,0911 euros (67,5*0,107994/80), un 11,53% más caro.

Por tanto, la subida dependerá de la potencia que cada uno tenga contratada y del consumo mensual real. Si nos atenemos a lo que dice el propio Ministerio de Medio Ambiente o el de Industria, el consumo eléctrico anual de un hogar medio es de unos 4.000 kwh, unos 333 kwh al mes, que curiosamente coincide exactamente con mi consumo medio.

Expuestos los datos que, aunque se empeñara el mismísimo presidente, no son opinables, vayamos ahora con las mentiras.

La primera, cuando dicen que los 12,5 kwh suponen aproximadamente el 10% del consumo de un hogar tipo. Según sus propias fuentes, un hogar tipo consume 333 kwh/mes, por lo que el consumo exento no llega ni al 4%.

La segunda, cuando dicen que la subida media es del 5,6%. En las tablas 2 y 3 se puede comprobar el incremento para las dos potencias contratadas más habituales en función del consumo mensual. Si nos vamos a un consumo de 320 kwh/mes, inferior incluso al consumo medio reconocido por el propio ministerio, las subidas efectivas son superiores al 10%. Claro, que siempre es posible escoger la combinación adecuada de potencia contratada y consumo mensual que arroje ese 5,6%. Aunque sea de espaldas a la realidad. ¿A que la encuentran en la tabla 2?

Y ahora, que cada palo aguante su vela.